jueves, 30 junio 2022 18:00

El efecto Trump puede frenar en seco la marcha de CIE Automotive

CIE Automotive es una de las grandes joyas del Mercado Continuo. La compañía es un proveedor de componentes y subconjuntos para el mercado global de automoción y, a través de Dominion, ofrece multiservicios y soluciones que buscan optimizar la eficiencia en los procesos productivos a través de la innovación.

Un negocio que marcha como un tiro y en el que parece tener pisado el acelerador puesto que en el primer trimestre del año su cifra de negocio se ha incrementado un 31% y alcanza los 863,4 millones de euros. Un crecimiento notable pero menor al de otros parámetros financieros como su ebitda, que se sitúa en los 130 millones (+35%) y el resultado neto, que escala hasta los 54,9 millones (+47%). Por tanto, la compañía puede seguir presumiendo de beneficios crecientes trimestre a trimestre.

La compañía logra mejorar beneficios trimestre a trimestre

Por áreas de negocio  se aprecia como el comportamiento es positivo en sus dos grandes negocios. Automoción (+32%  de crecimiento de la cifra de negocio) logra una mejora orgánica de ventas en todas las zonas geográficas mientras que Dominion obtiene un crecimiento del 9,9%, un porcentaje por encima del guidance estratégico del 7%. En estas buenas evoluciones ha jugado a favor del grupo: 1) la internacionalización que ha vivido en los últimos años, obteniendo en el continente europeo un 60% de su cifra de negocio y 2) la buena marcha del mercado del automóvil. CIE Automotive cuenta con instalaciones ubicadas en 90 localizaciones y que están repartidas por 17 países de los cinco continentes puesto que tienen presencia en Sudáfrica (África) y Australia (Oceanía). Una diversificación de la que saca pecho Antonio Pradera, su presidente, puesto que “nuestro modelo de diversificación nos permite mitigar riesgos y aprovechar al máximo la situación del sector en cada una de las geografías”.

Un crecimiento que estaría por encima del fijado por la compañía en su plan estratégico 2016-2020 en el que prevén duplicar su beneficio neto, alcanzar un margen ebit sobre ventas del 12% y un crecimiento medio de las ventas del 7% durante dicho periodo. Un primer objetivo que la compañía ha afirmado que alcanzarán un año antes, tal y como muestra el gráfico inferior.

Un proyecto ambicioso de una compañía que no para de batir cifras y que tiene una historia relativamente corta. CIE Automotive, con sede en Bilbao, nace en 2002 de la fusión de dos grandes grupos industriales vascos: Corporación Industrial Egaña y Aforasa (Grupo GSB). Aun así, parece conocer el origen de la primera hay que remontarse a 1995, cuando se crea INSSEC (Instituto Sectorial de Promoción y Gestión de Empresas), un grupo en el que tenían inversiones y participaban empresas conocidos de la bolsa como Juan Abelló y el ex ministro de Exteriores, Abel Matutes. Sería en 1996 cuando dicho proyecto llegaría a un acuerdo con Egaña y posteriormente se sumarían otras compañías. Cinco años más tarde, en 2011, CIE se fusiona con INSSEC y se producía la integración de Dominion.

Un atractivo que parece apreciar las casas de análisis. Desde Bankinter destacan que “CIE inicia 2017 acelerando las tasas de crecimiento de su cuenta de resultados. No sólo en automoción, sino también en su segmento de tecnología. Esta evolución le permite elevar sus objetivos del Plan Estratégico 2016/2020, de tal manera que ahora son incluso más ambiciosos”. Una mejora de sus objetivos que parece realista a ojos de Bankinter puesto que “en un escenario en el que Brasil se estabiliza y Mahindra CIE mejora su eficiencia, anticipamos que será capaz de cumplir con esta estrategia”.

La mejora de los objetivos parece realista

Aun así, la compañía deberá hacer frente a un problema que se puede avecinar a medio plazo: el acuerdo regional entre los gobiernos de Canadá, EEUU y México para crear una zona de libre comercio (NAFTA), donde la compañía obtiene el 17,7% de su cifra de negocio. Desde Bankinter señalan que “el principal reto para el sector auto en general, y CIE en particular, sigue siendo la temida remodelación de NAFTA. En concreto, la fijación de medidas proteccionistas (aranceles a la importación) al sector auto de Estados Unidos por parte de la administración Trump” y aportan algo de optimismo y cautela puesto que “no prevemos que este riesgo se materialice a corto plazo. Y de suceder pensamos que la reforma del marco actual no sería radical. El ahorro de costes de producción en México (vs. Estados Unidos) supera los 4.000 dólares vehículo y las inversiones de los últimos cinco años en el país se sitúan alrededor de los 20.000 millones de dólares. Actualmente, el impacto de esta situación en las cuentas de CIE está siendo positivo ya que sus costes están denominados en pesos y sus ingresos en dólares”.

CIE Automotive vuela en bolsa

Unas buenas cuentas que han catapultado a la compañía en bolsa a medida que trimestre a trimestre mejoraba las cifras anteriores y se traducía en un rally alcista de la acción que no ha encontrado freno y que podría continuar visto las buenas previsiones de CIE Automotive, aunque con cierta incertidumbre debido a la situación del acuerdo de libre comercio de Estados Unidos con México. Aun así, la compañía se encuentra en máximos históricos y, por tanto, en subida libre.

Un comportamiento en bolsa que está haciendo muy rentable la participación de sus accionistas significativos. Uno de ellos es Mahindra, socio estratégico de la compañía en el mercado indio y que posee un 12,435% del capital. Además, dos gestoras de fondos gozan de fuerte presencia en la compañía como son Alantra Asset Management y QMC II Iberian Capital Fund, con un 7,315% y un 3,964% del capital, respectivamente. Además, su presidente, Antonio Pradera, posee un 10% del capital (5% de manera directa y un 5% indirectamente), compagina su cargo con el de presidente de Dominion y realiza funciones de consejero de otras dos cotizadas españolas como Tubacex y Corporación Financiera Alba.

Unos inversores que se encontrarán cómodos con sus inversiones ya que la compañía ha alcanzado un crecimiento imparable que ha disparado su precio de mercado. CIE Automotive presenta una capitalización de mercado superior a los 2.600 millones cuando a cierre de 2015 no superaba los 2.000 millones (1.993) y en 2013 valía menos de los cuatro dígitos (951). En esta buena evolución ha influido que el precio de las acciones haya aumentado casi dos dígitos este año y casi un 30% a doce meses. Además, si nos remontamos al pasado se aprecia como el título se ha disparado más de un 275% en los últimos cinco años, siendo uno de las inversiones más rentables en dicho periodo de la bolsa española.


- Publicidad -