jueves, 29 septiembre 2022 6:05

Descubren los motivos por los que el Note 7 explotaba

El fracaso de Samsung Galaxy Note 7 actuó como un golpe bajo en la industria tecnológica, algo que no se puede ni debe ignorar. El colapso catastrófico de una batería es un problema que no puede ser descuidado.

Tras meses de silencio y especulaciones sobre el Note 7, hace unos días la compañía anunció en Seúl los errores detectados en una investigación que ha tenido a 700 ingenieros y técnicos haciendo pruebas con 200.000 dispositivos acoplados y unas 30.000 baterías de ion-litio. La conclusión es que en la batería de los primeros Galaxy Note 7, fabricada por Samsung SDI, el electrodo negativo fue desviado erróneamente hacia la esquina superior derecha de la batería y, además, la punta del electrodo negativo fue puesta incorrectamente en la curva, no en un área plana.
El problema del cortocircuito repentino de la batería puede llevar a consecuencias drásticas, el dispositivo puede dañarse completamente, la placa madre queda chamuscada y toda la información almacenada en el dispositivo se pierde para siempre, y es la pérdida más grande que no puede ser compensada fácilmente. El usuario también puede salir mal parado y herido.

Los científicos están a punto de desarrollar baterías que no se verán afectadas por los cortocircuitos. Después de muchas observaciones, los gurús de la ciencia han elaborado una novedosa e innovadora tecnología, en la que las baterías se construirían con iones de litio (Li-ion) y se diseñarán de manera que capturen la potencia extra liberada durante los cortocircuitos que evitarán el choque completo o el fallo de la batería junto con el dispositivo.

Note 7

Experimentos sobre los cortocircuitos están siendo dirigidos por un equipo liderado por UCL que están tomando la iniciativa para desarrollar una medida fiable y segura para las baterías. En estos días, el uso de la batería de iones de litio es muy frecuente. Puede que sea solo para alimentar un dispositivo electrónico portátil, o para habilitar el almacenamiento en la de red. Y puede que estas baterías tengan un sobrecalentamiento pudiendo provocar explosiones graves.

El Dr. Donal Finegan explicó los peligrosos eventos que pueden ocurrir debido a un corto circuito en la batería. Él dice que los defectos de la batería del Li-ion pueden ocurrir solamente cuando se somete a temperaturas elevadas y en tiempo real y han demostrado como sucede esto provocando un de manera controlada en los espacios internos de la batería.

También hay quien dice que este experimento sobre cortocircuito podría no interesar a todos, ya que opinan que hay más razones para que sucedan los cortocircuitos y por qué conduce a varios fallos. Obtener una pista de cuándo y dónde la célula se puede colapsar, nos informa que las consecuencias pueden ser en un fracaso severo de las imágenes de rayos X a alta velocidad y esto ayuda a entender nuevas formas por las que podemos apoyar los diseños, trasformaciones y fabricación más duradera fiable de las baterías Li-ion.

Se llevan a cabo nuevas iniciativas donde cada uno de los módulos de la celda se están probando en condiciones adecuadas que establece el mejor ejemplo de los casos de fallo de la batería. Los circuitos cortos se alimentan a propósito dentro de las baterías a aprox. 60 grados C y se encontró que cuando se produjo el fallo la temperatura de la celda alcanzó hasta 1085 grados C.

Note 7

Por lo tanto, los esfuerzos constantes se llevan a cabo para evitar todas las consecuencias fatales causadas por el fallo de la batería por un cortocircuito, y en el futuro cercano la ciencia tendrá una respuesta a este problema de la batería también.

«Esta investigación proporciona la primera descripción de cómo el fallo por cortocircuito se propaga dentro de una célula en tiempo real, esto solo fue posible combinando los nuevos dispositivos de cortocircuito desarrollados por la NASA y NREL con imágenes de rayos X de ultra alta velocidad. Nos sorprendió saber cómo las células vecinas son susceptibles a la propagación de la fuga térmica. Esto demuestra la importancia de aislar las células defectuosas dentro de grandes paquetes de baterías y módulos, que pueden encontrarse en una amplia gama de aplicaciones, desde trajes espaciales a vehículos eléctricos«.

El equipo ahora planea examinar cómo estos nuevos conocimientos se pueden utilizar para mejorar la seguridad de la batería comercial y los diseños de módulos, no sea que vuelva a suceder como con el Note 7. Por ejemplo, los investigadores estudiarán cómo se puede prevenir la ruptura de las células comerciales de mayor densidad energética y cómo reducir el riesgo de propagación célula a célula.

La investigación fue financiada por el Consejo de Investigación de Ingeniería y Ciencias Físicas, la Real Academia de Ingeniería y el Sistema Nacional de Medición. Los experimentos se realizaron en el ESRF y Diamond Light Source.

En el caso del Note 7 la empresa coreana se ha comprometido a que todo lo aprendido «lo compartiremos con la industria no sólo de dispositivos móviles, sino también con toda la industria que utilice baterías de litio-ion para mejorar nuestra calidad y seguridad», afirman.

Y es que aprender de los errores es de sabios, aunque sea a la tercera: «Hoy, más que nunca, estamos comprometidos de cara a ganarnos la confianza de los consumidores», afirmó Koh Dong-jin, presidente de la Unidad de Negocio de Comunicaciones Móviles de Samsung Electronics, durante la presentación en la que pidió disculpas y dio las gracias a los usuarios del Galaxy Note7, las operadoras móviles, los «partners» comercializadores y distribuidores y los socios de negocio por su paciencia y apoyo.


- Publicidad -