jueves, 7 julio 2022 9:26

EEUU saca a España de la lista negra de la piratería

Desde 2013 España pasó a ser un país non-grato para los inversores estadounidenses. Nada tenía que ver la crisis y otros factores para ello. La verdadera barrera que impedía a muchas grandes fortunas americanas pensar en una inversión en España era la piratería. “Special 301 Report“, es un profundo análisis que realiza la Oficina de Representación Comercial de los Estados Unidos. Trata de identificar aquellos países en donde es más fácil violar la propiedad intelectual.

Mientras que la sociedad española mira a la piratería como un acto de pillería, en EEUU es considerada un robo. Es decir, si una empresa de software estadounidense lanza una nueva aplicación, puede sospechar que en España existe una cultura de poco respeto a esa propiedad intelectual. Y confirmarlo a través de los datos del mencionado análisis, que desaconsejaba las inversiones en nuestro país desde hace cuatro años. De hecho, España fue catalogado en ese momento como país “Fuera de Revisión”. Lo que viene a ser una especia de lista negra de países, de la que sólo se sale si se perciben cambios normativos que evidencien una lucha contra la piratería.

Un alto índice de piratería que cae por primera vez

Según datos del último informe BSAel 44% de los programas que se utilizan en España son ilegales o piratas. No entraremos a valorar que muchas empresas consideran el precio de las licencias abusivo o excesivo. La realidad es que estamos muy por encima de la media europea, según los datos aportados por esta alianza de empresas de software. En Europa, el porcentaje desciende al 29%. En EEUU es de tan sólo un 18%.

CC0. Pixabay.

Pues, a pesar de esos negativos datos. EEUU nos ha sacado de su lista negra. Principalmente por dos razones. En primer lugar porque es la primera vez que desciende el nivel de piratería desde el año 2009. En segundo lugar, el informe valora muy positivamente las medidas que ha emprendido nuestro país en materia de protección frente a la piratería.

De hecho, los expertos colocan al endurecimiento de las multas como principal palanca del cambio. “Se aprende a base de palos”, decía mi abuela.

Desde BSA aseguran que venían detectando un cambio de tendencia, “especialmente en el segmento empresarial, tras la entrada en vigor el año pasado del nuevo Código Penal y de las acciones informativas llevadas a cabo en los últimos años”, según asegura Andrés Pi, portavoz del comité español de dicha organización.

“Hay una mejora sensible y lo vemos vinculado al cambio legal”, asegura Enrique Ruiz, responsable de propiedad intelectual de Microsoft España. Líder en ventas de software y, en consecuencia, una de las marcas más afectadas por la piratería.

El problema está en las pymes

Ruiz realiza un análisis del mercado de la piratería a nivel empresarial. Reconoce que el endurecimiento de la normativa ha generado un cambio. Sin embargo, considera que hay más factores que pueden ayudar a consolidarlo. El principal, aumentar la concienciación de las pymes, en colaboración con la Administración. Aboga por programas que sean capaces de visualizar todas las ventajas que tiene para este colectivo el uso de software legal.

CC0. Pixabay.

“Muchas multinacionales han añadido ya en sus organigramas a un responsable de licenciamiento de software. Una persona cuyo cometido es optimizar el uso y gestión de todo el software de la organización”. Con más información, y la proliferación de perfiles como el descrito, la pyme evitaría cometer errores que facilitarían la adquisición de software legal.

Ruiz destaca uno de los más comunes, derivado de dicha falta de información. Muchas pymes, adquieren licencias como particulares. Cuando en realidad, les hubiera salido mucho más económico adquiriendo un cupo de las mismas como organización empresarial.

El problema creciente de la seguridad

Al margen de las sanciones, la pyme se expone a otros riesgos, que le pueden salir mucho más caros que el supuesto ahorro de contar con programas piratas. “Las empresas que no habiilitan mecanismos de control, permiten que un empleado se descargue malware. Dejando la puerta abierta a acciones como ransomware”, recuerda. Una técnica que permite a los piratas acceder a la información de la empresa y encriptarla. La pyme en cuestión no puede acceder a sus propios ficheros, y se le solicita un rescate si desea volver a disponer de todos sus datos.

La necesidad de seguridad, el aumento de las sanciones y la concienciación se posicionan como los tres elementos fundamentales que van a seguir ayudando a que la pyme apueste, cada vez más, por la adquisición de licencias de forma legal. Reduciendo, en consecuencia, las posibilidades de volver a ser señalados como país non-grato por la principal potencia económica del planeta.


- Publicidad -