A pesar de que queda muy poco para que llegue el verano, aún podemos perder esos kilos que hemos cogido en invierno y es que, desde las cenas de Navidad, a todos nos sobra algún que otro kilo. ¿Quieres perderlos? Pues atento a estas dietas tan efectivas y fáciles de hacer ya que, al fin y al cabo, si una dieta es difícil de hacer, nos costará más seguirla.

La dieta del vino y el jamón, la del chocolate o la del cucurucho (que funciona), son algunas de las que recomendamos. ¿Te las vas a perder? ¡No te lo recomendamos!


Dieta Mediterránea, una de las dietas de siempre

[caption id="attachment_77739" align="alignnone" width="700"]Dieta Mediterránea, una de las dietas de siempre Dieta Mediterránea, una de las dietas de siempre[/caption]

La dieta Mediterránea es, quizá, la dieta más conocida de la lista ya que es la que muchos hemos llevado durante toda la vida. Esa que hacían las abuelas y luego las madres (y ahora nosotros). Pero, ¿En qué consiste realmente y a qué se debe su nombre?

Este tipo de dieta, como su propio nombre indica, tiene su origen en el sur de Europa, en los países como España, Italia o Grecia (este último especialmente). Es una de las dietas más saludables que existen y una de las más recomendadas por los expertos para “desintoxicarse” de los excesos.

¿En qué consiste? La dieta mediterránea hace hincapié en el consumo variado de legumbres, frutas, verduras, cereales, pescado y carne, esta en último lugar. En esa dieta la clave es comer cantidades pequeñas pero de forma continuada, es decir, las 5 o 6 comidas al día que todo especialista en nutrición recomienda. Asimismo, lo importante de este tipo de dieta equilibrada es el cocinar y comer productos de temporada.

El aceite de oliva es una de las claves de la dieta mediterránea ya que es una fuente de grasas muy saludable. Eso sí, dos cucharas al día como mucho. No más ya que, como todos, el exceso nunca es bueno y aunque las grasas del aceite sean saludables, en exceso no lo son.

En la cocina mediterránea se recomienda comer algunos alimentos crudos y fresco, como las verduras o frutas de temporada, a la plancha o hervido. Nada de comida frita o procesada. Es, sin duda, una de las mejores dietas para seguir, y no solo ahora que empieza el verano, sino durante todo el año.

Comentarios de Facebook