Se le va a hacer largo a Inditex el camino hasta olvidar su particular polémica de los refugiados sirios trabajando irregularmente en una fábrica de Turquía. Un extremo que la compañía ha negado en las últimas horas, aunque sí reconoce que ha habido algunos problemas que se deben subsanar antes de que acabe el año. Sin embargo, la cosa puede ir mucho más allá, porque se ha vuelto a reabrir el debate… ¿Es la propietaria de Zara tan “limpia” como nos quieren hacer creer o se trata sólo de una cuestión de márketing?

Ateniéndonos a los datos de su Memoria Anual 2015, podemos encontrar que Inditex cuenta con 1.725 proveedores que tienen 6.300 fábricas repartidas alrededor del Planeta. Sin embargo, no cuentan con los mismos privilegios. Fuentes de la compañía explican a Merca2.es que “no todos reciben la misma carga de trabajo, porque algunos sólo hacen tareas puntuales”. Esto reduce el número de subcontratas hasta algo más de 1.300.

proveedoresUnos centros de trabajo que no dependen de la firma española, pero que deben someterse a un “Código de Conducta y Prácticas Responsables que facilita el conocimiento y la aplicación de la cultura empresarial”, dice su Memoria. Unos proveedores que dan empleo en las distintas zonas donde operan a 1,3 millones de personas “aunque no todos trabajan para nosotros”, se afanan en explicar desde la compañía. Resulta, por tanto, imposible saber cuántos trabajadores “subcontratados” tiene la textil en el mundo. Sea como sea, sus suministradores emplean a casi nueve veces más personas que plantilla tiene en nómina Inditex en todo el mundo.

¿Y cómo se distribuye la carga de trabajo? Resulta complicado saberlo. La empresa no da muchas explicaciones. Sólo dice que el 60% de la producción se hace en España, la Unión Europea y Europa Continental. Lo que deja el 40% restante a otras zonas. Sin embargo, analizar estos datos resulta más que curioso. Si nos atentemos a la forma de organización de Inditex (mediante clústers geográficos que agrupan el 90% de su producción), podemos ver cómo en Asia hay más proveedores que en España, Portugal y Marruecos juntas, por ejemplo.

En Asia están el 41,4% de los proveedores de Inditex

El Continente con un mayor número de fábricas trabajando para la compañía es Asia. Allí hay 1.662 factorías, que suponen el 43% de las que hay repartidas en el mundo trabajando para el gigante español. Sus proveedores emplean a 800.000 personas. Una zona en la que, según se puede comprobar en la memoria, el 71% de los suministradores incumple de algún modo las órdenes de Inditex en materia de Derechos Laborales y Humanos. Incumplidoras que, además, producen 75 de cada 100 prendas de la zona.

África y Europa Continental suponen el otro gran grupo de trabajo para Amancio Ortega. El 21% sus proveedores están en estas tierras. El cumplimiento del régimen laboral es dispar. Sorprendemente, más de la mitad de los suministradores africanos están en regla, mientras que en el Viejo Continente no ocurre lo mismo. Aquí se engloba Turquía, el quebradero de cabeza del presidente de la textil, Pablo Isla, en los últimos días. Y cuidado: se supone que éste es el gran exponente de los ‘clústers’ gallegos porque allí se puso en marcha hace dos años un programa de formación sindical para trabajadores y directivos del que hacen gala en Arteixo.

zara_puerta
¿Y qué pasa con la Península Ibérica? Aquí las tejedoras de Inditex desarrollan su labor en un millar de factorías, fundamentalmente en Portugal (aunque en España Inditex cuenta con 11 fábricas propias). Tienen un mejor rating que sus colegas asiáticas y africanas, aunque no crean que se libran porque sólo el 57% cumple con los objetivos fijados por la marca, y emplean a 54.856 personas, de las que sólo 8.362 están en nuestras fronteras.

Latinoamérica es otro centro de producción y suministro, mucho menor que el resto. Allí se encuentran 156 proveedores. Eso sí, no por pequeños son menos importantes, porque son los más cumplidores con las  normas. Mucho más que los europeos. Allí 7 de cada 10 centros tiene la máxima puntuación de la compañía.

El debate seguirá. Zara defenderá sus argumentos, quienes la acusan de explotación laboral, también. Desde Inditex se defienden en su Memoria Anual de 2015, en la que sostienen que se han desarrollado más de un millar de auditorías de control. Sin embargo, parece complejo el control de una cantidad tan amplia de proveedores, que trabajan -en los distintos clúster- en coordinación con representantes locales. En total, 54 personas de Inditex junto a 613 externos para controlar más de un millar de proveedores. Se lo pueden creer o no. Eso ya es harina de otro costal.