José Almansa CEO de Welever

Desde que comenzó el voluntariado corporativo en España, hasta la actualidad, se ha seguido un modelo tradicional que apenas ha evolucionado a pesar de los numerosos avances tecnológicos. José M. Almansa, CEO y fundador de Welever, explica que con la ayuda de la tecnología se puede medir, cuantificar y mejorar el nivel de voluntariado que lleva a cabo cada empresa.

Almansa explica que el voluntariado corporativo no está funcionando en España tanto como debería debido a que, cuando ves las estadísticas, el 85% de los empleados expresan su deseo de hacer voluntariado corporativo, pero sólo entre el 6% y 12% participa.

El CEO explica que cuando preguntan a esos empleados que no han participado, estos responden que no estaban interesados en las iniciativas que les había propuesto la empresa. El fundador de Welever piensa que tal vez el error está en que los empleados no pueden plantear las propuestas de voluntariado que a ellos les interesan.

¿QUÉ ES WELEVER?

José Almansa se refiere a esta startup como un movimiento de innovación basado en personas. Piensa que es una iniciativa creada para que los ciudadanos puedan mejorar el mundo. En la práctica, es una herramienta digital con la que las empresas pueden no sólo hacer una selección de propuestas de voluntariado más eficientes, si no que también, pueden medir y cuantificar en tiempo real la actividad de responsabilidad social que desarrolla cada empresa.

A pesar de los avances tecnológicos, las corporaciones siguen usando un sistema arcaico en el que las propuestas de voluntariado son impuestas desde arriba. Desde Welever creen en la cultura bottom up, que las cosas sucedan de abajo a arriba.

La herramienta puede medir y cuantificar en tiempo real la actividad de responsabilidad social que desarrolla cada empresa

“Las empresas deben cambiar la manera de cómo se hacen los planes de voluntariado empresarial”, sostiene Almansa. Y recalca que, hoy en día, una empresa cuando va a crear un plan de voluntariado corporativo, “lo que hace es que contratar una consultora o crear una serie de iniciativas que cree que son las más adecuadas con los valores de la empresa y se lo impone a la base de los empleados”.

Con la app de Welever cada empleado puede crear las iniciativas que él cree que tienen más sentido dentro de su empresa o escoger las iniciativas con el contenido que más le interesa.

Almansa está convencido de que si se consigue activar la responsabilidad, la inteligencia colectiva y la creatividad de los empleados, “vamos a conseguir organizaciones y empresas mucho más sostenibles y preparadas“. Asimismo, piensa que las empresas que avancen a este cambio cultural van a llegar más lejos.

“TRABAJANDO A CIEGAS”

El sector de la responsabilidad social corporativa estaba “trabajando a ciegas”. El CEO de Welever afirma que con la tecnología han creado una herramienta capaz de recoger toda la información relacionada con el voluntariado de una empresa, para después elaborar un informe a través del cual se puede analizar el desarrollo de todas las actividades sociales que se llevan a cabo dentro de esa enseña para poder, así, corregir los objetivos y saber si se están cumpliendo a tiempo real.

Cuando se empieza a desarrollar la acción social, la aplicación comienza a traquear los datos que registran a través de cada usuario. Se analiza las horas básicas que están haciendo de voluntariado y genera un reporte instantáneo, que a modo de cuestionario  pregunta a los voluntarios la valoración de sus compañeros voluntarios, y a partir de ahí cualifica las horas, en función de experiencia y expertis.

Por ejemplo, si a un voluntario le dan un 5% de ratings, el algoritmo supone que han sido unas horas de mayor impacto, cualificando esa actividad, porque el algoritmo entiende que cuanto más experiencia tenga cada voluntario más impacto generará en sus horas de voluntariado.

MEDICIÓN DE IMPACTO

La medición de impacto se mide a través de los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible), creados por las naciones unidas en 2015 y orientados a 2030. Almansa explica que esos objetivos concretos son medibles y evaluables por país y por año y, actualmente en España, se puede saber de los 17 objetivos que hay qué hay que hacer para cumplir con ellos.

Mercadona

Los bulos que recorren la red sobre Mercadona

En Mercadona, al igual que otras muchas empresas, han tenido que aguantar una gran multitud de bulos que han recorrido la red sobre ellos....

En Welever creen que un indicador común es que siempre están las personas detrás: “No existen ciudades o empresas innovadoras, son las personas las que las hacen innovadoras o responsables“. Almansa piensa que es fundamental reportar a las empresa a qué grado de consecución de los ODS han llegado. “Generamos un report para la empresa con mucha información y generamos un currículum social que va para el empleado”, señala. Por tanto, éste último puede ver cómo está contribuyendo con cada acción social y hasta qué punto está mejorando su sociedad.

ALIANZA CON 100THANKS

Welever y 100Thanks, la primera App del mundo que sirve para dar las gracias, han firmado un acuerdo de colaboración cuyo objetivo es promover acciones de voluntariado que estén ligadas al valor del agradecimiento a través de las webs de ambas organizaciones.

Como parte de la sinergia existente entre ambas entidades, una de las acciones previstas será el establecimiento de conexiones directas entre sus webs que permitirá a los usuarios de Welever, una vez finalizada la acción social en la que han participado, dar las gracias por la experiencia vivida a través de la plataforma de 100Thanks, con un enlace habilitado para tal fin.

Jose Luis Cáceres fundador de 100Thanks

100Thanks, el proyecto sin ánimo de lucro que fue creado en 2015 con el objetivo de promover la gratitud mediante una web, habilitó la primera aplicación móvil (disponible en IOS y Android) del mundo que permite a los usuarios dar las gracias a cualquier persona. El agradecimiento le llega al destinatario con un mensaje personalizado y en forma de diploma, mediante un mail, redes sociales o whatsapp.

Una vez que se ha enviado el agradecimiento, éste es situado en un mapa del mundo en el que se va construyendo una cadena de “thanks” en tiempo real y se acumulan kilómetros recorridos con esos agradecimientos y número de los mismos. De este modo, la red se expande y ramifica poco a poco. Actualmente, la cadena de agradecimientos mide 16.101.927 Km.

Desde 2015, la plataforma ha registrado el envío de agradecimientos a más de 50 países y ha recibido visitas desde 191. Asimismo, embajadores y responsables de 100Thanks han presentado el proyecto en 16 países y han dado más de 100 charlas para promover este movimiento. Desde que Google comenzó a apoyar su proyecto a finales de septiembre de 2017, la plataforma ha recibido cerca de 3.000 visitas diarias, es decir, más de 1.000.000 de visitantes al año.

Comentarios