Vuelta al 'cole'... entre escombros.
Uno de los centros en construcción en la Comunidad de Madrid.

Para los sindicatos, 15.000 niños y para la Comunidad de Madrid, sólo 800 alumnos. Cifras aparte, la realidad es que este viernes muchos escolares de la región comenzarán las clases en colegios e institutos en obras o desplazados de los mismos porque su centro está sin acabar.

Problemas en la educación madrileña a tan sólo unos días del arranque del nuevo curso escolar. Un informe de CCOO revela que al menos 65 centros escolares padecen algún tipo de deficiencia. De ellos, siete están sin construir, por lo que no funcionarán el curso que se inicia y más de treinta se encuentran en obras. Los escolares tendrán que sortear los escombros en su regreso. 

La central afea a la Comunidad de Madrid y la acusa de no cumplir el Real Decreto 132/2010 sobre requisitos mínimos, que regula lo que cada alumno y alumna de España tiene que encontrarse en los centros escolares. De hecho, Isabel Galvín, secretaria general de la Federación de Enseñanza de CCOO de Madrid, ha recriminado la actitud del organismo regional. “El presidente la de región y su consejero de Educación asumen y promueven el incumplimiento de forma sistemática y generalizada de la normativa vigente”, afirma Galvín.

Metro

Metro convierte sus obras en un caos con riesgos para la salud

Como ocurre todos los veranos, Metro de Madrid cierra unas cuantas líneas del suburbano –este año hasta cinco– para reparar problemas de funcionamiento o simplemente...

En el informe elaborado por CCOO existen fotos de los centros que según la central tienen problemas de insfraestructura. Por su parte, la Comunidad de Madrid ya ha salido al paso y ha recriminado al sindicato la falta de rigor en la elaboración de este documento. El organismo regional afirma que existen muchos centros dentro del informe cuya situación no está actualizada.

De todos modos, el Gobierno Regional reconoce que 800 alumnos volverán a las aulas entre el 7 y el 10 de septiembre en siete centros sin terminar, lo que ha obligado a habilitar espacios como pasillos y comedores para impartir las clases allí. Todo para evitar los escombros y las obras de estos colegios e institutos.

Sea como fuere, lo cierto es que al menos cerca de 1.000 alumnos están afectados por una situación que debería de haber sido solventada en el verano. Aunque los estudiantes no son los únicos afectados por esta cuestión. Los profesores también tendrán que salvar los obstáculos de los escombros.

Los maestros no tienen los medios suficientes para poder desarrollar los trabajos y funciones docentes tal como se desarrollan en la normativa, según CCOO. En este sentido, denuncian que los profesionales sufrirán dificultades a la hora de acceder a las salas de profesores, aulas de apoyo y refuerzo, lugares específicos para atención a la diversidad, salas suficientes para desdobles y espacios para tareas administrativas o para atención a las familias. 

Ante esta situación, el sindicato va a exigir al Gobierno Regional un informe pormenorizado sobre la situación de los centros con un plan de inversiones que normalice la situación de la enseñanza pública y dignifique la educación. “No podemos continuar en una situación en la que el consejero trivializa unas circunstancias dramáticas, con declaraciones en las que pretende normalizar que las clases se impartan en los comedores o los pasillo”, asegura Galvín.

Al final, lo que pretende CCOO es que no se trivialice la situación. De hecho, no entienden cómo la Comunidad de Madrid pueda anunciar el hecho de que se estén impartiendo clases en pasillos o comedores. Para la central esta situación implica infinidad de aspectos que vulneran la Constitución y es un maltrato a la educación pública.

De todos modos, aunque la denuncia data de este mes de septiembre, la realidad es que este es un problema que arrastra la Comunidad de Madrid desde el año 2012. De hecho, uno de cada dos de los 67 centros educativos públicos construidos o ampliados por la Comunidad de Madrid en los últimos seis años ha sufrido retrasos, se ha entregado sin el mobiliario completo o ha sido objeto de abandono de la obra. O lo que es lo mismo, el Gobierno Regional lleva seis años consecutivos de retrasos.

GRÚAS, OBREROS Y UNA POBRE INVERSIÓN

Durante más de un lustro, las grúas, los obreros y la maquinaria han formado parte del paisaje natural de los alumnos de la capital y de varios municipios madrileños. De hecho por la duración de las obras hay muchos de ellos que han aprendido más de albañilería que un alumno de de FP (formación profesional) durante un año.

En lo referente a este año 2018, la Comunidad de Madrid ha invertido el 2% de su PIB en Educación, mientras que la media española es del 4,5% del PIB. En infraestructuras educativas, Madrid gastó poco más de 60 millones de euros en 2017. Ese dinero es el que se utiliza para construir nuevas infraestructuras y para reformar las ya existentes, tanto en los centros de Primaria, como de Secundaria y de Formación Profesional.

Comentarios