Vueling
Foto: Bloomberg.

Los problemas de congestión de tráfico, la meteorología y las huelgas el pasado año generaron una tormenta perfecta en los aeropuertos españoles que se tradujo en retrasos, cancelaciones y colapsos, especialmente en El Prat. Una situación caótica para la que Vueling, la aerolínea que lleva años en el ojo del huracán, ha puesto remedio este año. Medidas novedosas para evitar riesgos y 30 millones de inversión son sus armas para firmar un verano “tranquilo”.

“Lo que el espacio europeo vivió el año pasado fue dramático”, apuntan fuentes de Vueling a MERCA2. Las mismas que señalan la ineficiencia del espacio aéreo alemán, los 22 días de huelga de los controladores de Marsella y procedimientos de seguridad en el aeropuerto como principales causantes de lo sucedido. Aunque la low cost también reconoce que las aerolíneas tienen sus propias complicaciones. “Alrededor del 15% de los problemas fueron generados por Vueling”, señalan.

Vueling arma un plan para evitar el caos aéreo este verano en El Prat con una inversión de 30 millones y medidas novedosas

La aerolínea tiene su hub en El Prat, el segundo aeropuerto que más viajeros transportó en España con 50,1 millones de pasajeros en 2018. Mismo puesto ocupa Vueling en el ranking de aerolíneas con más usuarios transportados, con 39,3 millones el pasado año en toda la red de Aena. La compañía catalana es la que más operaciones realiza en este aeródromo. De ahí que sus usuarios fueran de los más afectados el pasado año.

En este contexto, Vueling ha puesto en marcha un plan con una inversión de 30 millones de euros cuya premisa principal es “ser más operativos”, aunque eso conlleve eliminar aspectos del negocio rentables por su complejidad. Motivo por el cual Vueling ha dejado de operar en aeropuertos complicados como Funchal (Madeira) o Bergen (Noruega) e incluso de realizar algunas rutas nocturnas.

La low cost –integrante del grupo IAG junto a Iberia o British Airways– ha recortado su oferta de destinos para evitar riesgos. “Desde 2016, tenemos menos rutas, pero en los vuelos importantes hemos aumentado la frecuencia”, indican desde la compañía. Se trata de una medida estratégica que permite en caso de cancelaciones la reubicación de los pasajeros de forma más rápida en el día.

Empresarios y nobles se unen para relanzar los viajes de lujo de Nuba

Este año Nuba cumple 25 años. La empresa, desde sus orígenes, está ligada a África y a los viajes de aventura y...

Además, Vueling ha elevado a diez el número de aviones en reserva –uno más que el año pasado–, con sus respectivas tripulaciones. Así, se han sumado 146 pilotos y 246 tripulantes de cabina a su plantilla.

MEJORA LA ATENCIÓN AL CLIENTE

Muchas de las medidas giran en torno al servicio al cliente, cuya imagen se ha visto dañada en los últimos años. Algunas de ellas van encaminadas a evitar las largas colas de usuarios cuando se producen retrasos o cancelaciones, como gestionar las incidencias a través del móvil ofreciendo los tickets de comida y de hoteles, entre otros servicios. También se ha reforzado el personal en los aeropuertos para intentar ayudar a solucionar problemas.

Pero lo más novedosa es el centro de control que implementa una tecnología basada en el análisis de datos. Esta ofrece posibles escenarios con información que permite adelantarse y tomar decisiones. Se trata de una tecnología en pruebas, que desde Vueling confirman ya estar usando de la mano de General Electric.

PREVÉN UN VERANO “TRANQUILO”

El fin de este plan es mejorar la operatividad de la aerolínea, así como los índices de puntualidad y la atención al cliente. De hecho, las condiciones este verano parecen favorables a su puesta en marcha. “Si la meteorología nos acompaña, el verano será relativamente tranquilo”, aseguran fuentes de la compañía del grupo IAG. Y eso que los trabajadores de handling de lberia han convocado paros para el 27 y 28 de julio. Vueling, British Airways, Emirates y Avianca podrían también verse afectadas al tener contratado este servicio con ella.

El verano pasado, Barcelona se coronó como uno de los aeropuertos más impuntuales. A Vueling tampoco le fue mejor. En julio de 2018, la compañía se posicionó en el puesto 44 del ranking de aerolíneas de bajo coste puntuales con un 92,51% de puntualidad en sus vuelos, según del portal especializado FlightStats. Un año después, la aerolínea ha escalado hasta la posición 30 de esta clasificación con un 98,46% de puntualidad.

PLAN BCN A PUNT

Junto a las medidas implementadas por Vueling, Fomento aplicará este año el ‘Plan BCN a Punt’. Un plan consensuado con la Dirección General de Aviación Civil (DGAC), Enaire, Aena, la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa), asociaciones de aerolíneas como ALA y aerolíneas como Vueling o EasyJet. A finales del año pasado, un comité examinó la situación del tráfico en los aeropuertos de la red Aena en Cataluña y, en particular, la pasada temporada de tráfico en el aeropuerto de Barcelona-El Prat, que registró un notable descenso de los índices de puntualidad y regularidad de los servicios aéreos.

Así, se han tomado medidas como cambiar la trayectoria de algunos vuelos para evitar el espacio aéreo como el de Marsella. En el caso de Vueling, algunas rutas se han derivado al espacio aéreo de Burdeos. Asimismo, los controladores aéreos tienen el compromiso del Gobierno por aumentar hasta un 5% la plantilla de controladores en El Prat, aunque para algunos sigue siendo escasa. De hecho, no se descarta que ‘Plan BCN a Punt’ se pueda trasladar al resto de España sí tiene éxito.