Vox ha reclamado en el Congreso al Gobierno un plan urgente para el turismo que contenga, entre otras medidas, un IVA superreducido al 4%, créditos sin intereses para empresas con más dificultades y la adopción de acuerdos con entidades locales y autonómicas para flexibilizar los pagos de sus tributos y los horarios de apertura y consumo y los requisitos de terraza.

Esta batería de medidas se contiene en la proposición no de ley registrada en la Cámara Baja para su debate en la Comisión de Industria, Comercio y Turismo como recetas ante el desplome de los indicadores relacionados con el turismo a partir de la pandemia de Covid-19.

En este sentido, la portavoz de Turismo de Vox en el Congreso, Patricia Rueda, lamenta cómo el plan aprobado por el Gobierno “estaba pensado para una situación muy optimista, con clara recuperación ante la apertura de fronteras”.

‘TEST’ EN ORIGEN Y A LA LLEGADA

Sin embargo, critica la ausencia de uniformidad normativa, por lo que exige aplicar los mismos criterios a través de la Conferencia Sectorial de Turismo, adoptar planes para mantener el empleo y fomentar la contratación indefinida y la flexibilización de los ERTE en el sector.

También llama a establecer incentivos al turismo interior y desarrollar campañas de promoción turística, mejorar la promoción exterior entre administraciones y sector privado, revisar las guías de seguridad ‘anticontagio’ y establecer nuevos protocolos sanitarios con turoperadores y compañías aéreas, con la exigencia de pruebas de detección en origen y a la llegada.

Otras medidas pasan por eliminar la tributación por IRPF de cheques restaurante, recuperar gastos deducibles por motivos empresariales o profesionales, aumentar el período de carencia para devolver los créditos avalados por el Estado a través del ICO