Atresmedia
Abascal en 'El hormiguero'.

Santiago Abascal ha agudizado el castizo trumpismo mediático que le caracteriza y ha dado luz verde a que Vox intente hundir al duopolio televisivo mediante una Proposición no de Ley en la que piden el regreso de la publicidad a RTVE once años después de su supresión. ¿Su intención? Hacer sangre a Atresmedia y Mediaset.

La tercera fuerza del Congreso dice que quiere “acabar con el trato de favor estatal a los dos grandes grupos mediáticos, que mantienen un duopolio que excluye a RTVE y compromete la supervivencia de la televisión y la radio de todos los españoles”.

El partido de Abascal dice que la “liberación de esos 500 millones de euros anuales beneficiaba especialmente a las dos grandes televisiones privadas, Antena 3 y Telecinco: por pura aritmética, al dejar de percibir RTVE esos ingresos, una parte importante de los mismos fueron a engrosar las cuentas de resultados de las dos empresas del duopolio”.

Vox, muy disgustado por el trato mediático que le dispensan cadenas como La Sexta o Cuatro, quieren utilizar a La 1 de TVE a pesar de que los postulados neoliberales del partido van contra esta Proposición no de Ley.

BENEFICIOS MILLONARIOS CON ENFADO DE VOX Y UNIDAS PODEMOS

Vox asegura que “los españoles ya financian, vía impuestos, una buena parte del presupuesto de RTVE. El canon a las empresas telefónicas repercute en las tarifas que pagan los consumidores, que han subido exponencialmente en los últimos años. Por tanto, no es admisible que sean las familias quienes paguen una factura que no les corresponde”.

Y explica que “Atresmedia y Mediaset declaran beneficios millonarios año tras año. En Vox nos negamos a que los españoles se hagan cargo de financiar el peaje necesario para que estos grupos empresariales, con intereses particulares, continúen haciéndose millonarios a costa de nuestros conciudadanos”.

El enfado de Vox hacia el duopolio es simular al que tiene Unidas Podemos, que, a través del periódico digital que han auspiciado, La última hora, critican abiertamente a Atresmedia, grupo al que relacionan con “las cloacas del poder”, y en menor medida a Mediaset.

EL REMATE CONTRA LAS GRANDES CADENAS TELEVISIVAS: ATRESMEDIA Y MEDIASET

La propuesta de Vox no tiene visos de salir adelante por su falta de apoyos parlamentarios. Pero aun así su intentona ha provocado que se enciendan las alarmas en Atresmedia, que en los nueve primeros meses del año logró un beneficio neto un 50% menor que en 2019: 39,9 millones de euros.

El grupo controlado por Planeta ha sufrido una caída publicitaria del 22,6% en televisión y, a pesar de que la diversificación de ingresos de Atresmedia, este hecho ha hundido los ingresos totales un 19,8% tras sumar 580,1 millones entre enero y septiembre de 2020.

Atresmedia cuenta con dos tendencias tan positivas a día de hoy: la producción y distribución de contenidos creció por encima del 18%, pero representó poco más de 60 millones de euros, y Atresplayer Premium alcanzó los 289.000 abonados tras sumar 26.000 en el último trimestre.

EL MERCADO PUBLICITARIO SIGUE CON DIFICULTADES

Un estudio de inversión de i2p que realiza Media Hotline muestra que la inversión publicitaria en España cayó por encima del 27% en los nueve primeros meses de 2019. La compra de spots en televisión habría caído en este mismo periodo un 24,5%.

Esta caída ha hecho mucho daño a Atresmedia y Mediaset, que reúnen más del 83% de la inversión publicitaria televisiva en nuestro país. Ambos grupos, muy fatigados en la bolsa, también han visto que sus márgenes de beneficio se desploman en los últimos años.

La editora de Telecinco, según El Economista, convierte en beneficio 17 de cada 100 euros, lo que supone una caída de 15 euros respecto a 2007. Y el margen de Atresmedia se habría desplomado un 75% en tres lustros.