Volkswagen
Foto: Bloomberg.

Los directivos del grupo alemán Volkswagen se encuentran en una encrucijada, ya que si aumentan el payout al 30%, como anunciaron, podría en riesgo el efectivo para invertir en el coche eléctrico.

Los planes del fabricante de automóviles pasan por subir la cuota de dividendos a largo plazo para dar una alegría a sus accionistas. Este movimiento debería tener consecuencias limitadas para los tenedores de bonos, en base a comparaciones entre pares, según han explicado los analistas de Bloomberg.

De hecho, han afirmado que tiene espacio para hacerlo sin afectar a su calidad crediticia. La gran generación de flujo de efectivo libre de la compañía en relación con sus pares, incluidos Daimler, BMW y Nissan con calificaciones más altas, seguiría siendo un aspecto crediticio favorable. Aplicando el nivel objetivo de Volkswagen para 2019, el exceso de efectivo debería ser de aproximadamente 4.000 millones de euros.

Sin embargo, los analistas de Bloomberg esperan que la compañía adopte un enfoque más gradual, dada la necesidad de capital para cambiar la estrategia comercial hacia los vehículos eléctricos. El año pasado anunció una inversión de 44.000 millones de euros en el desarrollo de automóviles eléctricos, conducción autónoma y nuevos servicios de movilidad hasta 2023. Para ello trabaja en una alianza con Ford.

Opel

Opel presentará tres novedades mundiales en el Salón de Fráncfort

Septiembre caliente para Opel. La marca perteneciente al grupo francés PSA presentará tres novedades mundiales en la próxima edición del Salón Internacional del Automóvil...

VOLKSWAGEN VENDE MENOS EN JULIO

El grupo Volkswagen vendió 886.100 vehículos en julio en todo el mundo, lo que se traduce en una bajada del 2,4% en comparación con el mismo mes del ejercicio precedente, según datos publicados por la compañía.

Volkswagen anunció en 2018 una inversión de 44.000 millones de euros en el desarrollo de automóviles eléctricos, conducción autónoma y nuevos servicios de movilidad hasta 2023

El consorcio automovilístico alemán detalló que la bajada de su resultado comercial en el séptimo mes del curso se debe al alto nivel de matriculaciones que se dio en julio de 2018, provocado por la entrada en vigor (en septiembre) del nuevo ciclo de homologación WLTP.

Por mercados, el consorcio alemán entregó 393.600 vehículos en Europa en julio, un 3,6% menos que en el mismo mes de 2018, mientras que, en América del Norte, las matriculaciones de la corporación con sede en Wolfsburg descendieron un 0,9%, hasta 80.700. En Sudamérica y Asia-Pacífico se situaron en 53.000 (+3,2%) y 334.800 (-0,3%), respectivamente. De su lado, en lo que va de ejercicio, el grupo Volkswagen entregó 6,25 millones de vehículos en todo el mundo, lo que supone un retroceso del 2,7% en comparación con el mismo periodo de 2018.

La firma alemana matriculó 2,79 millones de vehículos en Europa entre enero y julio, un 1,3% menos respecto al mismo periodo de 2018; 541.300 unidades en Norteamérica, un 0,9% menos; 336.300 unidades en Sudamérica, un 1,2% más, y 2,39 millones unidades en Asia-Pacífico, un 4,3% menos.

Por marcas, Seat creció un 4,7% en julio, con 55.200 vehículos matriculados, y un 7,8% en lo que va de año, con 369.500 unidades vendidas, mientras que la marca de coches deportivos Porsche entregó 23.100 unidades el mes pasado, lo que supone un 3,4% más que en el mismo mes de 2018, y 156.500 unidades entre enero y julio, un 2,4% más.

De su lado, Volkswagen Turismos comercializó 489.000 vehículos en todo el mundo el mes pasado, lo que traduce en una caída del 3,3% respecto a julio de 2018, y 3,48 millones de unidades en lo que va de ejercicio, un 3,8% menos.

Audi recortó sus matriculaciones mensuales un 6,1%, hasta 155.400 unidades, mientras que en el cómputo anual lo hizo un 4,8%, hasta 1,06 millones de unidades. Skoda entregó 102.700 unidades el mes anterior, un 3,1% más, y 723.700 unidades desde enero, un 3,8% menos.