Volkswagen

Volkswagen ha llegado a un acuerdo con Australia para solventar la crisis abierta por el caso del software que alteraba las emisiones de vehículos diésel. El grupo automovilístico se ha comprometido a pagar una media de 1.400 dólares australianos (870 euros) a cada usuario afectado.

En un comunicado, la compañía indicó que ha llegado a un principio de acuerdo en relación con varias demandas colectivas en el país, con el fin de resolver los procesos vinculados con el caso del software de algunos vehículos diésel.

Volkswagen

Volkswagen cumplirá el límite de emisiones de CO2 fijado para 2020

Jürgen Stackmann, responsable de Ventas y Marketing de la marca Volkswagen, ha afirmado que cumplirán con la normativa impuesta por Europa para...

La corporación alemana explicó que este acuerdo está pendiente de su aprobación por parte del Tribunal Federal de Australia y destacó que esta decisión representa un paso más a la hora de superar el caso del diésel.

Las demandas colectivas presentadas en Australia están vinculadas con cerca de 100.000 vehículos con el motor diésel EA189. “Si todos los vehículos afectados participan, cada uno de esos clientes puede esperar un pago por vehículo de 1.400 dólares australianos (870 euros), de media”, aseguró la empresa.

VOLKSWAGEN ESPERA QUE EL JUICIO CONCLUYA EN 2020

La compañía automovilística destacó en su comunicado que este acuerdo está vinculado con cinco demandas colectivas relacionadas con el problema del diésel en el país y apuntó que su previsión es que el proceso judicial concluya el año que viene.

Por otro lado, Volkswagen señaló que las negociaciones en relación con un posible principio de acuerdo sobre la demanda civil presentada por la Comisión de Competencia y Consumidor de Australia (ACCC, por sus siglas en inglés) están próximas a su final y afirmó que una resolución entre las partes se espera “pronto”.

Por su parte, el despacho de abogados Maurice Blackburn, uno de los que presentó dichas demandas colectivas, explicó que el problema que afecta a cerca de 100.000 vehículos de las marcas Volkswagen, Skoda y Audi en Australia supondrá indemnizaciones por parte de la compañía alemana de entre 87 millones y 127 millones de dólares australianos (entre 54 y 79 millones de euros).