Volkswagen Navarra

La firma alemana Volkswagen tiene previsto que el 40% de sus ventas corresponda a modelos eléctricos para 2030, aunque su planta de Landaben (Navarra) no se encuentra a corto plazo entre las elegidas para la producción de estos coches.

El responsable de Ventas y Marketing de Volkswagen, Jürgen Stackmann, ha confirmado en una entrevista a Europa press que la marca no prevé fabricar un modelo eléctrico en su factoría española navarra en los próximos tres o cuatro años. De momento, ha explicado Stackmann, la producción correrá a cargo de las plantas alemanas de Zwickau, Emden y Hanover.

La dirección de Volkswagen Navarra anunció recientemente que las previsiones de producción superarán los 320.000 coches en 2019. Estas cifras se distribuyen entre 177.827 Volkswagen Polo y 142.400 Volkswagen T-Cross. Además, la dirección expresó, sin detallar el número, que este volumen creará nuevos puestos de trabajo en la factoría. Por tanto, según el directivo alemán, Landaben está a “plena capacidad” de producción debido al éxito del Polo y del T-Cross.

Estas son las provincias donde más ha subido el precio de la gasolina

El 1 de enero de 2019 entró en vigor la Ley 6/2018 que integra los dos tramos del antiguo impuesto de ventas minoristas de...

La planta navarra produjo el año pasado 272.272 coches, de los que el 90% terminaron en algunos de los 44 países a los que exporta estos modelos. Con una plantilla de casi 5.000 trabajadores (4.764 a cierre de 2018), finaliza un coche cada 55 segundos en sus instalaciones hasta alcanzar 1.408 unidades al día.

Eso sí, Stackamnn se ha mostrado en la entrevista a EP su satisfacción por que la principal fábrica de Volkswagen, ubicada en la ciudad alemana de Wolfsburgo, produzca el modelo Tarraco de Seat. “La plantilla en Wolfsburg está orgullosa de producir un coche tan bonito como el Seat Tarraco”, ha expresado. “Será un éxito para nosotros aquí y para Seat”, ha enfatizado. El grupo quiere exprimir los históricos resultados de la marca española.

VOLKSWAGEN, MÁS ELÉCTRICO

El consejero delegado del grupo Volkswagen, Herbert Diess, indicó la semana pasada que la electrificación llegará “en algún momento” a las factorías de Landaben y Martorell (Barcelona). Ya se sabe que no será en los próximos tres o cuatro años.

El grupo automovilístico alemán Volkswagen ha apostado fuerte por los vehículos eléctricos con el objetivo de ocupar el puesto de Tesla en el segmento Premium de estos modelos y espera vender más de 100.000 unidades en 2020.

Durante el Día del Inversor celebrado recientemente, los máximos mandatarios del gigante teutón destacaron que durante el segundo semestre de este año el vehículo eléctrico ganará ritmo y el verdadero empuje llegará en 2020. Volkswagen confirmó unas inversiones en este ámbito que sumarán 19.000 millones de euros hasta 2023. Esto supone 8.000 millones más de los inicialmente previstos para el período 2019-2023.

El grupo alemán espera ofrecer en el catálogo de sus marcas hasta 70 modelos con esta motorización en los próximos diez años. Por ahora, se apoyará en dos de sus marcas míticas. Porsche y Audi. No empieza de cero. A principios de semana confirmó que ya tiene 40.000 pedidos de sus dos primeros coches 100% eléctricos: Porsche Taycan (20.000) y Audi e-tron (20.000).

Más allá de la electrificación de la nueva producción de modelos, Volkswagen tiene un problema más cercano: el brexit. La incertidumbre generada entre los consumidores ha provocado una ralentización de las ventas globales, entre ellas de coches. “La principal preocupación en Europa es el Brexit, aunque todavía no sabemos qué pasará a final de marzo o más adelante”, ha indicado Stackamnn. “Preparamos varios escenarios en un contexto de incertidumbre”, ha especificado.

Una de las posibles consecuencias es la subida de precios para los compradores de Reino Unido si se introducen tasas para los vehículos importados. “Estamos monitoreando continuamente la situación y, si llegara a suceder, debemos discutir los aumentos de precios “, declaró el director de Operaciones de Volkswagen, Ralf Brandstaetter, en una conferencia de prensa en Wolfsburgo (Alemania). “El coste de las tarifas para los automóviles importados puede tener que ser transferido a los clientes”, apuntilló.