Volkswagen

Jürgen Stackmann, responsable de Ventas y Marketing de la marca Volkswagen, ha afirmado que cumplirán con la normativa impuesta por Europa para 2020. El consorcio automovilístico, de esta forma, no podrá superar el límite de 95 gramos de dióxido de carbono (CO2) por kilómetro a partir del año que viene.

“No cumplirla es inadmisible, no es una opción. Debemos vender más coches eléctricos en 2020, lo sabemos desde hace tres años”, subrayó Stackmann durante un encuentro con la prensa en el marco del Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt.

Volkswagen impuestos coche eléctrico

Diess (Volkswagen) pide impuestos bajos para el coche eléctrico

Volkswagen impulsa su decidida apuesta estratégica por la movilidad eléctrica con alianzas e inversiones en el sector. Para el grupo alemán el coche eléctrico...

El directivo afirmó, además, que el grupo alemán no tiene “un plan b en el cajón” para librarse de posibles multas por parte del Ejecutivo comunitario en caso de que no terminen de despegar las ventas de modelos eléctricos. “Estamos comprometidos con que esto (la venta de eléctricos) funcione. Nos preguntamos cómo lo van a lograr también otras marcas, pero ahí dejamos la pregunta”, señaló.

Según Stackmann, a Volkswagen y a sus clientes tan solo les corresponde el 1% del total de emisiones de CO2 de todo el mundo. Además, aseguró la nueva imagen corporativa de la marca no sirve para dar carpetazo al ‘dieselgate’. “Lo usaremos como experiencia para aprender, pero hemos de asumir lo que pasó y hacernos cargo. Ahora nos toca sacar las conclusiones correctas”, destacó.

En este sentido, resaltó que se deben evitar a toda costa las emisiones de CO2 en toda la cada de valor del automóvil y, cuando no se pueda evitar, “reducirlas en lo máximo posible”. “Somos conscientes de que es imposible fabricar un coche sin emitir nada de CO2, pero nos adscribiremos a programas de compensación”, apuntó.

EL ELÉCTRICO ID.3, SU APUESTA PARA NEUTRALIZAR LAS EMISIONES

Asimismo, el directivo subrayó que el nuevo eléctrico ID.3, presentado en Frankfurt, llegará a los clientes con un balance de emisiones CO2 neutro en lo relativo a la batería, la cadena de suministro y la producción.

Según la marca, el ID.3 simboliza el nuevo compromiso ‘goTOzero’ de Volkswagen: para el año 2050, el grupo alemán al completo quiere alcanzar un balance neutro en cuanto a las emisiones de CO2. Para 2023, tan solo la marca Volkswagen habrá invertido unos 9.000 millones de euros en movilidad eléctrica y producirá más de diez millones de vehículos eléctricos en la próxima década, con más de 20 modelos diferentes.

Por otro lado, Stackmann también indicó que Volkswagen está “muy comprometida” con su red comercial y que, por tanto, la marca alemana tiene previsto en el nuevo contrato comercial con los distribuidores fortalecer su relación mediante la “transversalidad y la interconexión”.