automatización industrial

El mercado ha vuelto a adoptar una actitud de rechazo al riesgo ante el aumento de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China. Las empresas de semiconductores están sufriendo especialmente la presión vendedora a la vista de la creciente controversia en torno a Huawei, mientras que el Nasdaq va por detrás del conjunto del mercado.

El gobierno estadounidense parece estar incitando a las empresas estadounidenses (semiconductores y Alphabet) a que no trabajen con Huawei. Las empresas tecnológicas mantienen la cautela a la vista de este contexto macroeconómico, pero los catalizadores del crecimiento a largo plazo del sector permanecen intactos, según consideran los analistas de Fidelity.

Aunque en el pasado muchas empresas disfrutaron de unas relaciones comerciales relativamente fluidas y abiertas entre los dos países, lo que permitió el desarrollo de sus respectivas cadenas de suministro, el actual antagonismo entre los dos países es cada vez más evidente.

Concretamente, Apple se enfrenta ahora al riesgo de que los chinos tomen represalias y en Twitter ya han circulado rumores sobre aranceles temporales a los productos de la empresa de Cupertino (el valor cayó con fuerza hace dos días). Los últimos aranceles anunciados afectarán sobre todo a las empresas de hardware.

Los fondos mixtos, globales o de renta variable se erigen como los favoritos

Los partícipes lo tienen claro a tenor de los últimos datos que se han podido observar en el último informe del Observatorio...

En este sentido, desde Fidelity comentan que la dificultad a la que se enfrenta Apple es que “la cadena de suministro del iPhone se encuentra demasiado especializada y es demasiado grande para salir de China”. Así las cosas, con la excepción de la fábrica que está abriendo en la India (más enfocada en los iPhones de gama baja), el margen para reubicar la producción es muy escaso.

La gestora señala que es probable que Trump y Xi Jinping “alcancen un acuerdo”, ya que ambos bandos tienen mucho que perder “con una guerra comercial prolongada”. Sin embargo, China mantiene su apuesta a largo plazo por aumentar su independencia tecnológica reduciendo su dependencia de los componentes y servicios de proveedores extranjeros.

Muchos componentes estándar los pueden fabricar con relativa facilidad, pero para consolidar su capacidad en semiconductores, por ejemplo, sigue dependiendo de las competencias externas que aportan los fabricantes de equipos para semiconductores.

KLA-Tencor y Lam Research son dos de las compañías que tiene Fidelity en una de sus carteras dentro de esta área, dado que “ofrecen una buena exposición al desarrollo de los semiconductores en China”. Con independencia de lo que ocurra en la disputa comercial, KLA “está muy bien situada”, opinan estos expertos; y Lam Research, aunque es otra víctima de la presión vendedora en áreas cíclicas, “cuenta con motores de crecimiento estructural”.

AUMENTAR CARTERA EN CAÍDAS

Una de las estrategias que se pueden tener en mente es la de incrementar exposición a mercado a medida que avancen los descensos en las bolsas. Tal y como opinan, las condiciones actuales del mercado “ofrecen una buena oportunidad para reforzar las posiciones en empresas cíclicas con catalizadores estructurales”.

Principalmente, estaríamos asistiendo a un crecimiento a largo plazo en la inversión en centros de datos en todo el mundo, impulsada por varios factores: “el interés en crear nuevas capacidades tecnológicas por parte de las plataformas (Google, Amazon, etc.), entre las cuales la presión competitiva no deja de aumentar; el uso masivo de datos que realizan las nuevas aplicaciones; y el denominado edge computing, es decir, la necesidad cada vez mayor de construir centros de datos próximos a los usuarios finales debido a los problemas de rendimiento/latencia y el impulso a la soberanía y privacidad de los datos entre las empresas de todo el mundo”.

Con todo y con ello, el fuerte crecimiento que experimentó la inversión en centros de datos el año pasado fue superior a la tendencia, lo que significa que “podrían pasar algunos trimestres antes de que vuelvan a observarse unos niveles de inversión importantes”.

Las empresas expuestas a la tecnología 5G son otra área prometedora; así, el fondo invierte en Marvell Technology, una empresa con oportunidades en el ámbito de las redes 5G, donde la infraestructura está empezando a entrar en la fase de producción. Los volúmenes no aumentarán hasta 2020, pero este hecho se empezará a notar en los múltiplos en 2019.

También siguen tomando posiciones en empresas de juegos, que se benefician del aumento de las tasas de adopción entre la población y las oportunidades de monetización que ofrecen las nuevas tecnologías, “como los juegos en streaming”.

OTRAS POSIBLES TEMÁTICAS

Las demás temáticas clave que se pueden adoptar, según Fidelity, se mantienen constantes. ¿Cuáles serían? Mantener exposición al desarrollo de los vehículos autónomos y eléctricos, donde se engloban los fabricantes de coches, como Tesla, y los proveedores de componentes como Infineon Technologies (un fabricante líder de semiconductores de potencia para automoción y tecnologías de detección para los radares de los coches) y Nuance Communications, que fabrica software de reconocimiento de voz.

Y es que el crecimiento estructural del uso de Internet y el comercio electrónico “continúa en todo el mundo, con un incremento importante en el tráfico de Internet a través del móvil”. Entre las oportunidades, a juicio de la gestora norteamericana, cabe destacar “a líderes consolidados (como Alphabet y Facebook) y títulos asiáticos como Yahoo Japan y Naver”.

Dentro del comercio electrónico, es optimista sobre los portales de viajes, como Tripadvisor, cuyos resultados “experimentaron una fuerte mejoría el año pasado”. La cartera ofrece exposición al desarrollo de la IA a través de fabricantes de semiconductores como Intel y NVIDIA, que “producen chips imprescindibles para la IA y la robótica, y empresas como Alphabet, que se proponen incorporar la IA a las decisiones empresariales y los nuevos servicios para los consumidores”.

Asimismo, otra de las posibilidades es invertir en empresas de servicios tecnológicos como IBM, que ayudan a las empresas con sus esfuerzos de digitalización, y proveedores de software empresarial, como SAP y Oracle: “las empresas de todos los sectores tratan de aumentar su eficiencia y mejorar la información sobre los consumidores y los procesos de negocio mediante la digitalización”, argumentan. En esta línea, las empresas del sector industrial pretenden “digitalizar y automatizar aún más sus procesos de producción con la ayuda de los análisis de datos”.