Vodafone
Vittorio Colao viendo cómo va de cobertura | Antonio Heredia/Bloomberg

Este 2018 iba a ser fundamental para los operadores de telefonía porque había importantes subastas de espectro en dos regiones de importantes. Reino Unido y España han llevado a cabo las primeras licitaciones de radio para 5G con vistas a su uso comercial, y ya se pueden sacar las primeras conclusiones.

En concreto, según un informe de Bloomberg Intelligencia (BI), Vodafone debería arriesgar más en las futuras subastas de espectro, puesto que en las llevadas a cabo en Reino Unido y España su posición ha sido más bien conservadora, estiman.

Los analistas de Bloomberg elaboran un perfil sobre los retos del próximo CEO del grupo, Nick Read, y tienen muy claro cuál debe ser la obsesión de Vodafone: convertirse en un proveedor digital. No se trata de nada nuevo, puesto que todos los operadores de telefonía van en la misma dirección. Pero los rojos, si cabe, por su tradicional vocación móvil deben consolidar esa posición.

Nokia

Nokia sufre en sus cuentas la desconfianza de los operadores con el 5G

Durante los dos próximos años la tecnología móvil 5G será la palanca de cambio para los operadores de telefonía. Pero no solo para ellos....

Así, el informe estima que la red móvil de Vodafone debe ser la palanca para impulsar a la compañía y, algo muy importante, se tendrá que convertir en el estilete para enfrentar a la competencia. Y es que Bloomberg apunta en la misma dirección que todos los análisis hechos en las últimas semanas: la competencia en algunas regiones donde opera la compañía todavía dirigida por Vittorio Colao es extrema.

Por eso, en su informe, estiman que deberá ser más agresiva en los que respecta a inversión y puja en las próximas subastas de frecuencia para el futuro uso de 5G. En el reciente caso español, donde se ha hecho con un bloque de 90 Mhz en la banda de 3,5 Ghz, y tras haberse gastado 198 millones de euros; se ha quedado a la par que su competencia que, si bien han pujado por menos espectro en esta subasta, ya tenían de anteriores licitaciones.

La cuestión es que no consigue obtener un elemento diferencial, como también le pasa en Reino Unido. Esto provoca que, donde debería tener una palanca comercial para futuras promociones, se convierte en un actor más. Y eso en algunas regiones, como es el caso de España, se transforma en un problema.

LA VIDA SIN FÚTBOL DE VODAFONE

Los deberes que imponen los analistas son para la nueva directiva que llegará en otoño, pero se encontrará con algunas patatas calientes. Un caso es el español, donde Vodafone se enfrenta a una situación anómala frente a su competencia: no tiene todo el fútbol, mientras que Orange y Movistar.

Bien es cierto que para cuando llegue el 5G a nivel comercial (entre 2020 y 2021), algo que todavía no saben cómo monetizar, se enfrentarán a la nueva subasta de derechos del fútbol. No obstante, por si volviera a no acceder a estos contenidos, la clave será disponer de una red móvil competente, y eso pasa por invertir en espectro.