Todo hace indicar que 2020 será el año de la llegada masiva del 5G, aunque algunos operadores, como el caso de Vodafone, han decidido encender ya esta evolución de la conectividad móvil. Por ahora, la compañía gana clientes particulares poco a poco; no obstante, el verdadero negocio vendrá en el segmento de empresas. Y ellos lo saben.

Así, esta misma semana la filial británica presentará una batería de novedades en el segmento de negocios y, a buen seguro, el 5G será uno de los grandes atractivos. Básicamente porque el auténtico retorno sobre la inversión llegará sobre esta vía.

En este sentido, un informe de la consultora ABI Research es muy contundente al respecto: el verdadero negocio del 5G se encuentra en el segmento de empresas, mientras que la parte residencial y particular en ningún momento dejarán márgenes que resulten interesantes con respecto a la inversión realizada.

El informe es muy duro con respecto al futuro negocio que surja sobre la conectividad 5G. ABI Research señala que los operadores han tenido una primera intención de basar su desarrollo en el negocio particular. De hecho, así podría entenderse del movimiento de Vodafone. Pero la realidad es distinta. Fuentes conocedoras de la situación aseguran a MERCA2 que el operador rojo está ampliando de manera importante su cartera de clientes corporativos gracias (o con el reclamo) del 5G. Así, pese a las importantes campañas de marketing lanzadas, que principalmente llevan una carga de diferenciación con sus rivales que todavía no han lanzado esta conectividad, lo cierto es que la compañía dirigida por Antonio Coimbra apunta de manera decidida al segmento empresarial.

LAS EQUIVOCACIONES DEL 5G

Pese a estos movimientos de Vodafone con respecto a su foco de negocio; es decir, que apunta al particular aunque aspira a posicionarse en el segmento de empresas, lo cierto es que encaja en los patrones que expresa en informe de ABI Research.

Asume que el verdadero ROI sobre 5G, la tecnología que ha supuesto la mayor inversión en movilidad, solo llegará cuando los operadores gestionen una amplia cartera de clientes corporativos. El problema es que ahora mismo las implementaciones para aplicaciones empresariales están lejos de ser optimizadas. Y no solo ahora, que apenas hay una pequeña huella de 5G, sino que en los próximos años tampoco se espera.

Por este motivo, mantiene el informe, los operadores deben aclara cuanto antes el enfoque de negocio que supondrá el 5G, porque aspirar a mejorar el consumo particular no encaja con los desarrollos -inmediatos- que necesita el segmento corporativo.

VODAFONE QUIERE TOMAR VENTAJA

El último año no ha sido sencillo para Vodafone. Pero lo cierto es que ha sabido meter presión a sus rivales con el 5G y, de paso, apretar la competencia en el segmento empresarial, un lugar que escapa a los problemas derivados con el fútbol.

Así, a principio de año el operador rojo dejaba latente sus movimientos en todo lo relacionado con el segmento corporativo. De hecho, también fue de los primeros en abordar las soluciones IoT para empresas. En concreto, Vodafone está trabajando con la Administración Pública algunos proyectos en materia de IoT que permiten a las instituciones estar más cerca de los ciudadanos. Uno de ellos es en Andalucía. El operador rojo es la adjudicataria del primer proyecto que se lanza en España sobre monitorización de la movilidad de mayores bajo el amparo de la Ley de Dependencia. En total, 20.000 usuarios estarán localizados vía GPS y tendrán garantizada la comunicación en todo momento mediante las SIM Globales de Vodafone que ofrecen una mejor cobertura conectándose al operador que precise, lo que resulta especialmente útil y valorado en entornos rurales.

Otro es VINCLES (Ayuntamiento de Barcelona). Aquí el objetivo del programa VINCLES es reducir la brecha digital que sufren especialmente las personas mayores y mejorar la habilidad con respecto al uso de las nuevas tecnologías como vehículos de comunicación con el entorno. El programa se articula a través de una aplicación móvil, Vincles BCN, que los usuarios utilizan mediante una tableta IoT de Vodafone que les proporcionan los servicios municipales. En total, 3.000 tabletas con comunicaciones Vodafone para entregar a personas mayores de 65 años, de todos los barrios de la ciudad de Barcelona.