vivienda

La COP25 que se celebra en Madrid ha llenado los informativos y la publicidad exterior de la capital. No obstante, a la hora de comprar una vivienda, los españoles aún miran más el precio que la eficiencia energética de la casa.

En concreto, para el 69% el precio es lo decisivo a la hora de elegir una vivienda, según se desprende de un estudio realizado por la Unión de Créditos Inmobiliarios (UCI). La eficiencia energética queda relegada a un 27% de los encuestados.

En la lista de lo más valorado por los compradores a la hora de tomar una decisión, por delante de la eficiencia, además del precio aparecen la ubicación (53%) y el tamaño del inmueble (41%). Por debajo aparecen conceptos como la distribución de la vivienda, el diseño o la edad de construcción.

Aunque el verde que más pesa es el de los billetes, empieza a notarse un cambio en la sociedad española. El 46% de los compradores mejoraría la eficiencia de su vivienda, frente al 8% que no realizaría ninguna reforma, según el estudio.

En esta línea, la responsable del proyecto ‘green mortgages’ de UCI, Catia Alvés, ha afirmado que la rehabilitación energética de las viviendas supone “un interesante beneficio” para el cliente e influye positivamente en el ahorro, además de revalorizar el inmueble en más de un 20%. “La diferencia entre alquilar o comprar una vivienda con calificación energética de consumo G (la peor posible, pero la más habitual) y otra con calificación D (la mínima correcta) se estima en 2.304 euros al año de ahorro”, ha remarcado Alvés.

Además, el estudio apunta que el 54% de los españoles estaría dispuesto a contratar un préstamo para realizar mejoras en su hogar. Por el contrario, los más reticentes señalan que los principales obstáculos para no adquirir un préstamo para mejorar la eficiencia energética de la vivienda son no querer asumir un gasto adicional o la preocupación por tener un mayor gasto mensual en la economía doméstica. El dinero aparece de nuevo.

Por otro lado, el estudio de UCI también señala que las condiciones de financiación también son “cruciales” en la toma de decisión. En esta línea, se pone de relieve que el tipo de interés de la hipoteca se perfila como el factor más importante (69%), seguido de las cuotas (63%), comisiones aplicables durante el plazo de amortización (59%) o el capital total de la hipoteca (56%).

LA VENTA DE VIVIENDA, EN NEGATIVO

Mientras los promotores siguen luchando para que haya más suelo en Madrid, los políticos desbloquean desarrollos, los precios siguen por las nubes y los jóvenes siguen en casa de sus padres o compartiendo piso, lo cierto es que la venta de viviendas en España acumula tres meses de retrocesos consecutivos con respecto a los mismos periodos 2018. En agosto se desplomó un 21%; en septiembre, un 12%; y en octubre, un 1,5%, según los datos publicados por el INE. Por ver el lado positivo de la situación, las caídas cada vez son menores.

Ismael Kardoudi, director de Estudios y Formación de Fotocasa, ha explicado que “el número de operaciones de compraventas están volviendo a las cifras que se registraban antes de la entrada en vigor de la Ley Hipotecaria”. De hecho, las 42.825 operaciones registradas en octubre representan datos similares a los que se veían antes de junio.

Estos datos indican, según Kardoudi, que los números en negativo de los pasados meses eran “un efecto de la aplicación de la nueva Ley Hipotecaria, que claramente había retrasado varias operaciones durante los últimos meses”. “Este efecto será puntual y es posible que los datos de noviembre ya muestren una estadística de evolución en positivo”, ha señalado el director de Estudios y Formación de Fotocasa.

El mercado inmobiliario está dando claros signos de “normalización y estabilización y cerraremos 2019 con una cifra cercana a las 500.000 operaciones de compraventas con las que se cerró el año anterior”, ha concluido Kardoudi.