Viviendas

La compraventa de viviendas en España ha caído un 21,1% en agosto con respecto al mismo mes de 2018, la cifra más baja en este mes desde 2015, según los datos publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Por naturaleza de la finca, todas las divisiones presentaron en agosto retrocesos interanuales: 21,1% viviendas, 11,8% resto de urbanas y 3,4% rústicas. Con respecto a julio, las caídas son incluso más elevadas: 26,1% viviendas, 16,7% resto de urbanas y 16,6% rústicas.

Andalucía fue la comunidad con mayor número de compraventa de viviendas (7.278), seguida de Cataluña (5.921) y la Comunidad Valenciana (5.365). Sin embargo, el número de fincas transmitidas inscritos en los registros de la propiedad por cada 100.000 habitantes aúpa a La Rioja al primer lugar nacional (727), por delante de Castilla y León (538) y la Comunidad Valenciana (528).

Castellana

Así es el agujero negro comercial que esconde el Paseo de la Castellana

El Paseo de la Castellana es la principal arteria que atraviesa de norte a sur Madrid. En ella, junto al Paseo de Recoleto y...

Por variación anual, todas las comunidades autónomas de España presentaron en agosto retrocesos con respecto a agosto de 2018. Las que más caídas registraron fueron Extremadura (-42,7%), Canarias (-41,2%) y Navarra (-39,4%).

LA OPINIÓN DE LOS EXPERTOS SOBRE LOS DATOS DE VIVIENDAS

Los expertos del sector pusieron en duda el crecimiento del 13% en la firma de hipotecas que presentó el INE sobre julio. Agosto ha llegado con el mazo para certificar la complicada situación del mercado inmobiliario español. El octavo mes del año cerró con 73.010 transmisiones de fincas. Por su parte, el número de fincas transmitidas inscritas en los registros de la propiedad fue de 150.464, lo que supuso un 5,1% menos que en el mismo mes de 2018 y el menor registro de 2019.

Se trata del cuarto mes que esta estadística registra datos interanuales negativos, y de la caída más abultada a nivel interanual de los últimos ocho meses. Según Beatriz Toribio, directora de Estudios de Fotocasa, “al efecto estacional propio de los meses de verano y la normalización que vive el mercado, se unen los efectos de la nueva ley hipotecaria que entró en vigor el pasado mes de junio y que supuso el retraso de transacciones de compraventa de viviendas e hipotecarias”.

Toribio considera que el efecto de la nueva ley hipotecaria, unido a la desaceleración del contexto macroeconómico, harán que en los próximos meses se sigan registrando datos negativos en esta estadística en su comparativa interanual, “pero el mercado de la vivienda sigue creciendo, aunque a un ritmo inferior a como lo hacía en los últimos años”.

“Aunque el mercado se está desacelerando, todo apunta a que 2019 cerrará en niveles de actividad muy similares a los de 2018 y se confirmará la normalización del mercado. Ya contábamos con que este ejercicio iba a ser más moderado que los anteriores. La desaceleración económica a la que apuntan diferentes organismos internacionales y nacionales tardará más en reflejarse en las estadísticas oficiales y vaticinan un 2020 menos alentador”, concluye.

Fernando Encinar, jefe de estudios de idealista, explica que “la importante caída refleja el impacto sobre las operaciones de la entrada en vigor de la ley hipotecaria, que paralizó la concesión de financiación desde mediados de junio. Es probable que los datos de los próximos dos meses se sigan viendo afectados por esta medida, aunque la estadística volverá a la normalidad pasado ese tiempo”.

En este sentido, Encinar recuerda que “tampoco podemos olvidar otros dos factores que están retrasando las decisiones de compra de viviendas. Por un lado, la incertidumbre política en que la que estamos instalados ha paralizado muchas operaciones de inversión, tanto de grandes como de pequeños inversores. Por otro lado, los mensajes acerca de una próxima recesión económica generan dudas también en muchos particulares”.

Desde el portal inmobiliario pisos.com, su director de Estudios, Ferran Font, considera que “las cifras que aporta este nuevo informe se instalan en la inestabilidad y en agosto volvieron al terreno negativo después de crecer durante el mes de julio. Esta caída arrastra la estadística de 12 meses acumulados y, en un año natural, ya se están vendiendo menos viviendas que un año atrás”.

Y es que, tal y como afirma el experto, “la vivienda de segunda mano lidera el número de transacciones como viene siendo usual, sin llegar a las 30.000 habituales desde inicios de 2017”. Por otro lado, aunque la obra nueva se ve afectada por la caída de la misma forma, aguanta creciendo teniendo en cuenta los últimos 12 meses acumulados.