La vivienda de nueva construcción es la tipología estrella para los interesados en adquirir un inmueble en estos momentos, frente a la de segunda mano, que pierde fuerza. Y cada vez son más los que se interesan por la fórmula de las cooperativas.

La ‘nueva normalidad’ ha generado un cambio de preferencias por parte de los compradores, que ahora priman el espacio interior y la funcionalidad del mismo, frente a otros aspectos como la ubicación. En este sentido, se decantan por la obra nueva, que supone una construcción de mejores calidades, con una distribución más moderna, suelen ser más luminosos y con zonas ajardinadas.

Una vez que los futuros compradores tienen claro que prefieren una vivienda de obra nueva, se plantea el siguiente dilema: ¿promotoras o cooperativas? Cada fórmula tiene sus ventajas e inconvenientes, pero las búsquedas en cooperativas se han disparado un 745% desde el inicio de la crisis sanitaria, según los datos del buscador ‘lamadredelascooperativas’ (LACOOOP).

LA COOPERATIVA SACA MÚSCULO

Una de las ventajas de las cooperativas es que permiten acceder a una vivienda de obra nueva a precio de coste, e incluso pueden ofrecer mejores condiciones en el préstamo hipotecario, llegando a alcanzar el 90% del valor del inmueble.

El repunte de las búsquedas en cooperativas demuestra la importancia del sector inmobiliario en la reconstrucción económica y en la recuperación del empleo en España.

De hecho, el modelo cooperativo saca músculo en las crisis económicas, ya que es cuando más crecen en protagonismo, y se pone de manifiesto su doble valor: por un lado, como elemento dinamizador de la economía y, por otro, como una vía de acceso a la vivienda.

AHORRO DEL 20%

Durante la crisis sanitaria la búsqueda de viviendas de cooperativa ha aumentado exponencialmente. En declaraciones a MERCA2, la responsable de LACOOOPEstudios, Mónica Abril, asegura que “la preferencia por la vivienda en cooperativa es clara, ya que el usuario valora el ahorro, al adquirir su vivienda a precio de coste, en torno a un 20% más barato que la vivienda en régimen convencional”. 

De hecho, las búsquedas en esta plataforma con respecto al 15 de enero 2020 han aumentado un 835%. Un repunte muy marcado que demuestra el interés de los futuros compradores por ahorrar dinero al adquirir una vivienda, aunque tengan que esperar dos años, como mínimo.

En cuanto las preferencias de los usuarios, el confinamiento ha producido un cambio de mentalidad y ahora los compradores priorizan unos servicios frente a otros. Por ejemplo, las peticiones de una vivienda con vistas al exterior han aumentado un 324,50%, mientras que la prioridad de que tengan terraza ha crecido un 306,64%, la personalización de la vivienda un 280,51%, o piscina comunitaria 258,80%.

PASO A PASO

El primer paso es escoger el residencial que mejor se adapte a las necesidades del comprador, y hacerse socio de la cooperativa de vivienda. Este paso irá acompañado, en la mayoría de las ocasiones, del pago de la cantidad económica establecida en los Estatutos. Es fundamental ser socio, y cuanto antes mejor, ya que determina el orden de prelación para escoger la vivienda. Así, cuanto antes se convierta en socio, mayor será el abanico de inmuebles entre los que podrá elegir.

El siguiente paso es la firma del contrato de adjudicación, por el que, además de contraer los derechos y obligaciones en él reflejados, se adjudica la vivienda previamente seleccionada. Una vez que se firma el contrato y ya se ha adjudicado la vivienda, las cooperativas permiten pagar en mensualidades la entrada del 20% del valor total del activo. Esta modalidad solo está disponible en este modelo de adquisición y permite abonar en cuotas mensuales este importe hasta la entrega de llaves, un periodo que suele rondar los dos años.

Por último, la entrega de llaves ya es el paso final que no es más que elevar a escritura pública y ante notario el contrato de adjudicación. Y en ese momento hay que elegir entre tres escenarios posibles: pagar en efectivo todo el montante, contratar un préstamo hipotecario con un banco o subrogarse en la hipoteca de la casa.

Comentarios de Facebook