virus mortal china

Un virus misterioso y mortal, de características similares al SARS en China, habría afectado a cerca de 2.000 personas, según investigadores del centro MRC de Londres para el Análisis Global de Enfermedades Infecciosas que asesora a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En concreto, la cifrada aportada por estos expertos es de un “total de 1,723 casos” a fecha de 12 de enero, y subiendo. Estas cantidades son “sustancialmente mayores” de las que se habían indicado en los informes oficiales. Hasta el momento dos personas han fallecido y otras 39 han enfermado tras un brote que nunca antes se había visto.

Las investigaciones se han producido después de que las autoridades chinas revelaran que habían descubierto cuatro casos más de neumonía potencialmente relacionados con este virus. Esas personas se encuentran en estos momentos en el hospital de Wuhan, la ciudad que sería el epicentro de la infección mortal.

El estudio realizado en Londres desvela que se han reportado casos fuera de China: dos en Tailandia y uno en Japón. Aunque tras analizar los vuelos internacionales del aeropuerto de la ciudad, todas estas personas se habrían infectado en Wuhan. “Que Wuhan haya exportado tres casos a otros países implicaría que habría muchos más casos de los que se han informado”, dijo a la BBC el profesor Neil Ferguson, uno de los autores del informe, según recoge el diario The Independent.

PRECAUCIÓN ANTE EL ESCASO CONOCIMIENTO DEL VIRUS

Aún se desconoce la causa del virus y la forma en la que se propaga, aunque las autoridades han señalado al citado medio que podría deberse a un mercado de mariscos en Wuhan. Ferguson señala que hay que considerar “más seriamente de lo que se ha hecho hasta ahora” la transmisión de persona a persona. “Estoy más preocupado que hace una semana”, ha mencionado.

Ni los funcionarios de salud en China ni los expertos de todo el mundo ven el mismo peligro en este virus que en uno tan letal como el SARS, aunque aún lo están investigando. Debemos proceder con cautela y estar preparados para cualquier eventualidad”, dijo a la agencia de noticias Reuters la Dra. Nancy Messonnier, de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en los Estados Unidos.

Mientras, los aeropuertos continúan evaluando a los pasajeros procedentes de Wuhan. Y para mayor preocupación, el virus se ha propagado justo antes de las vacaciones del Año nuevo Lunar en China, donde se produce el mayor movimiento de viajeros del mundo.