Viridiana

Madrid es una ciudad en la que puedes disfrutar de todo tipo de platos. Una de las grandezas de la capital, es que encontrarás una oferta gastronómica tan amplia, que tendrás cientos de opciones para elegir, desde las mejores hamburguesas, pasando por todo tipo de platos. Pero, si lo que buscas es la cocina tradicional, no te puedes perder el restaurante Viridiana.

Hablamos de un verdadero templo para los amantes del buen comer, además de todo un referente en la gastronomía madrileña. Todo gracias a Abraham García, un maestro en los fogones para dejar el listón bien alto. Y es que, cuando un restaurante tiene más de cuarenta años de historia, está claro que es un lugar de peregrinación obligada.

Viridiana

Abraham García, el alma del restaurante Viridiana

Sin lugar a dudas, Abraham García es la pieza central del restaurante Viridiana. Un genio creativo que se deja llevar por los mandatos de la estación para ofrecer platos de temporada. Platos que son una verdadera delicia para el paladar. Por ejemplo, y coincidiendo con el final de la veda para muchas especies, ha incorporado un menú, disponible de forma temporal, consagrado a la caza.

Evidentemente, dentro de la carta habitual que puedes disfrutar en Viridiana, con unos platos emblemáticos que causan furor entre los feligreses que acuden siempre que pueden al templo de Abraham García para degustar sus creaciones, cuenta con algunos platos fuera de carta, donde este cocinero manchego elabora unos platos que son una verdadera oda al buen comer.

Para empezar, este emblemático restaurante, que abrió sus puertas allá por 1978, cuenta con un emplazamiento ideal. Justo delante del parque de El Retiro, donde podrás pasear bajo la sombra de sus frondosos árboles antes de degustar alguna de las creaciones con las que Abraham García enamora a sus comensales.

Restaurante Viridiana por dentro

Sin duda, uno de los grandes comedores capitalinos, que se ha ganado la fama a costa de ofrecer una amplia variedad de platos, con una constante renovación, además de mantener los más tradicionales para delicia de sus clientes. Y es que, el mérito de haber superado problemas, la crisis que ha sufrido el sector hostelero durante los último años, tiene un nombre: Abraham García.

Este consagrado cocinero define su cocina como «casera y rotunda, intuitiva y a contratiempo, limpia y de sabores bien marcados, herencia de las vetustas y abolidos fogones de carbón». Y aquí es donde radica el secreto de su éxito: apostar por unos platos que nos obligan a rebañar hasta la última gota.

plato de arroz

Sí, comer en este restaurante es un espectáculo para tu paladar

Ojo, que pese a apostar por los platos mas tradicionales, Abraham García no duda en evolucionar de forma diaria para conseguir superarse a sí mismo. Hablamos de un cocinero autodidacta, que con tan solo 13 años comenzó a fregar platos hasta encargarse de los fogones de los grandes restaurantes de la época como Jockey y Club 31 Y claro, a sus sesenta años es toda una eminencia creando sabores que perduran en las papilas de la memoria.

Otro de los grandes alicientes es su excelente carta, elegida de forma meticulosa para deleitar a los clientes con todo tipo de manjares difíciles de evitar. Tal y como declara Abraham García, su carta es «tan variada como las estaciones y elaborada con lo mejor del mercado». La gran sorpresa es que puedes encontrar media docena de platos fuera de carta que son dictados por el caprichoso mercado.

Caracoles

Evidentemente, encontrarás platos tradicionales, como las lentejas de La Sagra estofadas al curry (ahora las puedes pedir con gambas rojas de Levante y un toque de sobrasada); el foie mi-cuit con chutney clásico y su vino de Sauternes; los demandados caracoles ‘a la llauna’; los huevos de gallina en libertad ‘vigilada’ con mousse de hongos y trufa negra rallada. ¿Lo mejor? Que en Viridiana destacan por ofrecer unas raciones contundentes. No te quedarás con hambre.

Y, con la llegada del invierno nos encontramos con platos con los que soportar mejor las bajas temperaturas. De esta manera, no debes dejar escapar la oportunidad de probar la morcilla de puerros del Valle del Esla envuelta en hoja de acelga y con salsa al vermú Noilly Prat; el arroz meloso de guisantes, alcachofas y langostinos; el rape del litoral asturiano en tempura con salsa huancaína, yuca frita y guacamole de mango o las colas de carabineros de Huelva con papada ibérica de bellota asada.

¿No te parece suficiente? No te pierdas sus propuestas estacionales, donde el pichón de Bresse brevemente asado, con cebada a la crema y salteado de verduras de invierno, y el lomo de ciervo de los Montes de Toledo, a la plancha con batata asada, ciruelas negras salteadas y castañas gallegas arrasan entre los clientes más habituales.

postre

¿Amante del dulce? Viridiana es tu destino

Y, no podemos dejar la oportunidad de mencionarte alguno de los postres disponibles en Viridiana. Sí, la tarta de queso mascarpone con confitura de ruibarbo y otra de chocolate Valrhona, el clásico brazo de gitano, un arroz con leche de coco o una capuchina borracha de tequila te encandilarán.

¿Lo mejor? Que el precio de su menú Viridiana no es demasiado caro: por tan solo 65 euros por persona (bebida no incluida) podrás degustar una serie de platos donde la temporalidad del producto hará que disfrutes de platos de temporada cuyo sabor, se nota.

Sí, incluye cuatro entrantes, dos platos principales y un postre. Y, como indica Abraham García, «Durante los próximos meses trabajaremos mammolo romano (alcachofa), distintas variedades de legumbres, lamprea, calamares de monte o puntarelle ».

Viridiana

Ya te hemos dicho que la cocina del gran cocinero Abraham García se basa en los productos de temporada. Y su menú especial de caza te va a dejar con la boca abierta. Eso sí, si quieres disfrutarlo deberás darte prisa, pues tan solo está disponible del 21 al 28 de febrero.

Hablamos de un menú, con un precio de 65 euros por persona (bebidas no incluidas). Incluye cinco platos cinegéticos y dos postres: sopa de ajo de Las Pedroñeras con salchichón de pato y huevo de codorniz; paté de paloma sobre brioche y encurtidos; ensalada de mil verdurillas de invierno con perdiz escabechada a la vainilla; arroz meloso con alcachofas y costillas de jabalí, y lomo de ciervo a la plancha con castañas, ciruelas salteadas y batata asada.

La guinda del pastel lo ponen dos postres a la altura de las expectativas. Por un lado, un sorbete casero de yogur a la hierba de bisonte. Por otro, un arroz con leche de cabra y de coco con azúcar quemado. ¿No sabes con qué maridar este exquisito menú? Que sepas que el restaurante Viridiana cuenta con más de 6.000 botellas a tu disposición. ¿A qué esperas para disfrutar de uno de los grandes templos gastronómicos de Madrid?

Comentarios de Facebook