vips

A mediados de diciembre, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) autorizó la operación de compra del Grupo Vips por parte del grupo mexicano Zena Alsea (valorada en 500 millones de euros). De esta forma, los famosos restaurantes cambiaban de manos y también de estrategia. Para empezar, la llegada del nuevo dueño ha supuesto la cancelación de la deuda a corto plazo con entidades bancarias y el fin de uno de los programas de incentivos para directivos.

Durante el ejercicio 2018, tras la aportación realizada por Food Service Project (filial de Zena Alsea), que ascendió a 110,1 millones de euros con el objetivo de fortalecer los fondos propios, la sociedad canceló la totalidad de su deuda con entidades de crédito, según se refleja en las cuentas del Registro Mercantil recogidas por InsightView.

Los ‘súper’ regionales disparan sus ventas y aguantan el tirón de Mercadona

Muy pocos supermercados pueden hacer algo de sombra a Mercadona. Pero el grupo de enseñas regionales, cada una en su territorio y...

Gracias a esta aportación, la compañía liquidó sus deudas a corto plazo con las entidades de crédito (que ascendían a 18 millones de euros en 2018); manteniendo una deuda a corto plazo de 5,4 millones de euros (contraída con proveedores y otros pasivos financieros). Cifra muy por debajo de los 28,9 millones de 2017. No obstante, para “eventuales necesidades de liquidez” la matriz de Vips dispone de varias líneas de créditos por un importe máximo de 7 millones de euros a un interés de mercado.

Por otro lado, hace dos años la sociedad puso en marcha dos programas de incentivos exclusivamente para directivos. Tras la compra por parte de Zena Alsea, se liquidó uno de ellos por valor de 23,1 millones de euros. El segundo programa continúa vigente. Según la auditoria de cuentas, “los requisitos establecidos, entre otros, para la percepción de este incentivo consiste en el mantenimiento de la relación laboral a la fecha de vencimiento del programa y la obtención por parte del grupo Sigla de una serie de objetivos financieros”.

Además, añade que “el cargo a la cuenta de pérdidas y ganancias (de este programa) del ejercicio 2018 ha ascendido a 551.220 euros”. Si en 2018, había seis directivos, ahora solo hay uno: el director general de recursos humanos, Miguel Ángel García Andrés, mientras que el resto ha salido de la empresa, tal y como avanzó ‘Cinco Días’. Por lo que el numero de beneficiarios habría descendido.

Por último, Zena Alsea tendrá que devolver su esplendor a Vips y cumplir con las previsiones. Para 2019, la matriz de Vips tiene previsto “crecer de forma ligeramente superior a la evolución del mercado en los restaurantes que ya gestiona en la actualidad y abrir de forma más moderada unidades en propiedad e incrementar el ritmo de aperturas en unidades en régimen de franquicia de sus distintas marcas”.

La compra de Vips por parte de Zena Alsea ha aliviado la deuda de la sociedad y pone fin a uno d elos programas de incentivos para directivos

El pasado año, se llevaron a cabo las aperturas de ocho Ginos, 4 Vips Smart y siete Vips. Por el contrario, se cerraron dos Ginos, un Vips y nueve tiendas. Con respecto a las tiendas, cabe recordar que la anterior dirección de Vips (bajo la sociedad Sigla) decidió poner punto y final a una parte de su identidad y cerrar en junio de 2017 hasta 15 tiendas, donde se podía comprar periódicos, libros y hasta bombones.

CAMBIOS ESTRUCTURALES

Estos son los primero pasos de los nuevos dueños de Vips que, a finales del año pasado adquirieron el 100% de Sigla, sociedad cabecera de Grupo Vips, por 500 millones de euros. Fruto de esta operación, el nuevo grupo cuenta en el mercado ibérico con un portfolio de 10 enseñas comerciales: Foster’s Hollywood, Vips, Domino’s Pizza, Starbucks, Ginos, Burger King, Fridays, Lavaca, Cañas y Tapas y Wagamama.

En marzo, Alsea anunció la creación de la división Alsea Europa con el objetivo de convertirse en el principal operador en Europa. Tras la compra de Zena en 2014 y Grupo Vips en 2018, ha definido su estructura organizativa para liderar el crecimiento de Alsea en Europa que recientemente ha crecido tras hacerse con los derechos para operar Starbucks en Francia y Benelux.

EL ORIGEN MEXICANO DE VIPS

Probablemente la mayor parte de los españoles que han pasado algunas de sus tardes en un Vips no sepan que la cadena tiene un origen mexicano, por muy nuestro que sintamos sus sándwiches. Así, en 1958, el mexicano Plácido Arango regresa de España a su tierra para abrir una cadena de supermercados bajo el nombre de Aurrerá. Seis años después, su hermano, Jerónimo Arango, abrió una cadena de restaurante para que los clientes del súper pudieran comer mientras realizaban sus compras. Así es como nació Vips en México.

Tal fue el éxito que Plácido decidió exportar el negocio de Vips y probar suerte en España. Fue entonces cuando en 1969 abrió Vips sus puertas en nuestro país. Arango también explotó el negocio de los supermercados Aurrerá, pero los vendió a Galerías Preciados a principios de los 70. No haría así con los restaurantes Vips.

La parte más curiosa de este origen es que la venta de los restaurantes españoles al grupo Zena Alsea vuelve a unir a Vips México y Vips España, regresando a sus orígenes. En 1997 Walmart adquirió la parte mexicana, pero la crisis le haría vender al grupo Zena Alsea este negocio en 2014.