El problema que tienen muchos famosos es el de pecar de confiados como le sucedió a Violeta Mangriñán. Cuando tienes dinero y fama lo que se suele acercar en la mayoría de las ocasiones son rémoras que quieren garrapiñar algo de la persona en concreto.

Son muchas las veces que vemos que han estafado a una cara conocida. Cuando tienes dinero siempre existe la duda de si administrarlo tú mismo o contratar los servicios de un profesional. Los mismos que en demasiadas ocasiones se ven tentados por la gallina de huevos de oro y meten la mano donde no deben.

Otro caso de los que veremos a continuación es el los progenitores o cónyuges que abusan de la confianza que se les da y administran los bienes como si fuesen propios sin ningún tipo de miramiento. Es triste que estas cosas sigan sucediendo hoy en día, pero así es.

Arantxa Sánchez Vicario

Arantxa Sánchez Vicario

La vida de una de las figuras más importantes del tenis español, Arantxa Sánchez Vicario, no ha sido lo que se dice fácil. La joven promesa comenzó dejando de encargado de sus bienes a sus padres, a quien denunció por estafarle, según ella. 45 millones de euros.

El problema es que Arantxa no obtuvo pruebas suficientes para demostrarlo y se quedó sin dinero y sin familia. Posteriormente se encargó de su patrimonio su marido Josep Santacana.

El hombre tampoco resultó ser tan de fiar como ella pensaba y en quince años la dejó sin nada. La tenista ha pasado de tener en su cuenta treinta millones de dólares a no tener nada y deber incluso dinero.

Comentarios de Facebook