Imagen / Elmira.es

El vino de Jerez es uno de los mejores de nuestro país. Se puede acompañar casi con todo: aceitunas, dulces, frutos secos, chocolate, quesos, salazones, embutidos, verduras, setas, conservas o guisos. Casi cualquier producto gastronómico puede ser acompañado con estos maravillosos vinos.

Al existir una amplia gama de vinos y cada uno de ellos poseer unas características diferentes, corres el riesgo de confundirte y arruinar el maridaje. Para no estropear un buen vino de Jerez, te hemos preparado una lista con los mejores y con los platos que mejor saben. ¡Te sorprenderás!

El vino de Jerez

vino

La manzanilla de Jerez tiene un color bastante pálido y un aroma a almendra muy exacerbado. En la boca predominan las notas con sabor salino, que le convierten en la “reina del mar”. Es el vino que mejor acompaña a los pescados y a los mariscos, tanto frescos como en conserva. Disfrutarás de un plato de boquerones, mojama o pescado frito con este vino.

Hay una gran variedad en los vinos de jerez

El fino huele a dulce, pero realmente es un vino muy seco. Cuando lo bebes te deja una sensación agradable de frescura, perfecto para cuando comes jamón ibérico u otro tipo de embutido. Realmente el jamón y el fino es la mejor pareja de toda la gastronomía en España. El fino será siempre capaz de resaltar los matices dulces y de los frutos secos.

El amontillado proviene de una gran oxidación que dota al vino de un color ámbar y un sabor a madera y a avellanas. El plato que mejor le va a este vino son los quesos curados, las verduras y las setas.

Oloroso, palo cortado y Pedro Ximénez

El oloroso posee un olor a caoba. Cuando lo hueles recoges toques tostados y especiados. Es realmente muy untuosa. Es una bebida muy potente y se puede usar para poder cocinar platos muy ricos. Los platos que mejor le van son: platos de caza, estofados y guisos de carne. Los quesos curados también le van bien a este vino perfecto.

El palo cortado es un vino intermedio entre el amontillado y oloroso. Posee los aromas de un amontillado y en la boca se parece a un oloroso. Casa perfectamente con platos de caza, frutos secos, estofados y quesos curados.

El Pedro Ximénez se fabrica con la uva con el mismo nombre y su mosto que tiene un alto contenido en azúcares. Es perfecto para poder ser bebido con dulces, chocolates, helados de vainilla, para sobremesas y quesos azules.

Saber servirlo

Este vino hay que saber servirlo. La copa más recomendada si lo tomas con un aperitivo es el catavino. Esta es una copa tradicional de la ciudad de Jerez. Es pequeña, estrecha en su zona alta y un poco más ancha en el área de la base.

vino

Vino blanco: te damos las claves para elegirlo

En España, el vino es sinónimo de disfrute máximo cuando se conjunta con jamón. Hay una gran variedad de vinos: blancos, espumosos,...

Durante la comida, dicen desde la Denominación de Origen de Jerez-Xéres-Sherry y Manzanilla de Sanlúcar es mejor en una copa de vino blanco. La manzanilla y el fino se sirven siempre a una temperatura que llegue a alcanzar entre seis y ocho grados. El amontillado en ese caso, tanto como el oloroso, el palo cortado o el Pedro Ximénez es mejor que esté a mayor temperatura (12 a 14 grados).

Cuando compres algún vino de Jerez lo debes de dejar en casa en una zona que sea bastante oscura para que este no se pueda llegar a picar en algún momento. El lugar también tiene que estar sin vibraciones y la botella se debe de poner en forma vertical. Las manzanillas tanto como los vinos finos una vez abiertos deben de ser guardados en la nevera y nunca fuera de ella.