experiencias religiosas

Se ha planteado la hipótesis de que los seres humanos podemos tener una tendencia neurológica innata para las experiencias religiosas, lo que sugiere que poseemos unos procesos neuropsicológicos específicos para la religión. Las personas con epilepsia proporcionan una oportunidad única para estudiar estas relaciones, dadas las experiencias hiperreligiosas documentadas observadas paralelamente a la epilepsia. Un estudio evaluó 19 individuos con epilepsia para determinar si las experiencias religiosas relacionadas con la epilepsia (medido por el Inventario de Fedio de Oso) reflejan un aumento general en los comportamientos observados con la epilepsia (por ejemplo, pensamientos filosóficos, emotividad) o si reflejan una orientación religiosa específica.

Las correlaciones de Spearman indicaron que: (1) las escalas de orientación religiosa de BFI están relacionadas significativamente con las preocupaciones filosóficas (es decir, con la naturaleza del universo), pero no con medidas de emocionalidad y (2) las escalas de orientación religiosa de BFI, se asocian significativamente con otras medidas de espiritualidad comúnmente utilizadas. Estos hallazgos sugieren que los individuos pueden poseer procesos neuropsicológicos que son específicos en las orientaciones religiosas.

Los participantes formaron parte de un estudio que buscaba evaluar las relaciones entre las funciones neuropsicológicas, las disposiciones religiosas y las características de personalidad de una población de individuos con todo tipo de epilepsia (es decir, complejo, complejo parcial, lóbulo temporal, etc.). Como ya hemos dicho la muestra total consistió en 19 participantes, diagnosticados con epilepsia por su neurólogo especializado usando procedimientos de evaluación neurológicos estándar. Todos los participantes fueron remitidos de un departamento de neurología a una clínica de neuropsicología en una universidad del medio oeste.

experiencias religiosas

Los datos sobre el tipo específico de epilepsia fueron limitados dado que la muestra se extrajo de una población clínica, pero esto se consideró de importancia mínima, ya que el foco del estudio estaba en las manifestaciones conductuales de la epilepsia en general (es decir, ¿se incrementó la actividad eléctrica del cerebro relacionada con procesos religiosos específicamente neuropsicológicos?). Este estudio se centró en las manifestaciones de comportamiento inter-ictal (es decir, entre las convulsiones) de las personas con epilepsia, en lugar de comportamientos relacionados con ictal (es decir, durante la convulsión). Dicho de manera sencilla, el interés estaba en determinar si la epilepsia está relacionada con un aumento en la religiosidad “rasgo” (es decir, personalidad de larga duración) versus “estado” (es decir, revelación espiritual aguda).

Esta muestra tenía los siguientes caracteres: 42% hombre, 58% mujer. Edad media de 39,2 (DE = 15,08, intervalo = 21 – 63). 90% caucásicos, 5% afroamericanos y 5% latinos. El 32% de los participantes identificados como protestantes, el 10% identificado como católico, el 5% como budista, el 5% como ateo, el 38% como “otro” y el 10% no indicó ninguna afiliación religiosa.

Algunos científicos han sugerido que tener una experiencia religiosa o espiritual podría ser una manifestación de la epilepsia.

Los neurólogos y los estudiosos de los estudios religiosos por igual han estado durante mucho tiempo interesados ​​en determinar si los individuos tienen cogniciones específicas religiosas innatas (por ejemplo, creencia en la respuesta divina, neurológica a los símbolos religiosos, etc.). La investigación en esta área ha sido diversa y se ha enfocado en experiencias variables tales como experiencias cercanas a la muerte, trascendencia espiritual y respuesta neurológica a la presentación visual de símbolos religiosos. Un método eficaz de estudiar las relaciones entre las regiones cerebrales, los procesos neuropsicológicos y las cogniciones religiosas ha sido a través de la evaluación de personas con trastornos cerebrales. Esta investigación se basa en la suposición de que, si la cognición religiosa está relacionada con regiones / procesos cerebrales específicos, entonces las implicaciones de esas áreas y procesos cerebrales deberían estar asociadas con cambios en los procesos neuropsicológicos relacionados con las experiencias religiosas.

Experiencias religiosas

Una de las principales poblaciones neurológicas a estudiar en esta área incluye a los individuos con epilepsia, una condición neurológica caracterizada por descargas anormales de actividad eléctrica en el cerebro. Una relación entre la epilepsia y las experiencias religiosas se ha reconocido desde al menos el siglo XIX, lo que ha llevado a la especulación de que las experiencias religiosas se basan en reacciones neurológicas. Desde entonces, se ha planteado la hipótesis de que los individuos tienen procesos neuropsicológicos que son específicos de las experiencias religiosas (es decir, que los humanos están neurologicamente confinados para ser religiosos), y que la hiperactivación de tales redes neuronales orientadas religiosamente a través de la actividad convulsiva está asociada con un aumento de las experiencias religiosas.

En esencia, las experiencias clínicas y las investigaciones científicas sugieren que algunos pensamientos, comportamientos y experiencias religiosas se basan neurológicamente y pueden manifestarse cuando esas partes del cerebro asociadas con procesos religiosos son hiperestimuladas por la actividad convulsiva.

Una limitación importante para el estudio ha sido la metodología transversal. Se necesitan investigaciones longitudinales para demostrar las relaciones causales entre las redes neuronales, los procesos neuropsicológicos y las experiencias religiosas. El estudio también está limitado por el pequeño tamaño de muestra y una muestra principalmente cristiana. Estudios futuros pueden investigar las relaciones entre diferentes tipos de convulsiones, redes cerebrales, diferentes orientaciones religiosas y experiencias religiosas específicas (por ejemplo, trascendencia, respuesta neurológica a símbolos religiosos, etc.) entre individuos de diferentes orígenes culturales y religiosos.

Experiencias religiosas

“Es importante señalar que algunos artículos científicos han intentado patologizar las experiencias espirituales de individuos con convulsiones, afirmando que estas experiencias son solo indicativas de aberrantes disfunciones neurológicas en numerosas figuras religiosas, como San Pablo, Juana de Arco, Mahoma, Santa Teresa de Ávila y Joseph Smith. Esta no es nuestra intención”, afirmó el profesor Brick Johnstone, neurocientífico de la Universidad de Missouri. De hecho, se observa que muchas culturas valoran las experiencias religiosas asociadas con la epilepsia como dones divinos. Por ejemplo, los Hmong creen que las personas que sufren convulsiones “tienen el poder de percibir cosas que otras personas no pueden ver, así como facilitar su entrada en trances, un requisito para sus viajes al reino de lo invisible“.

Los investigadores planean examinar las experiencias religiosas antes y después de la cirugía cerebral para ayudar a determinar si la epilepsia desempeña un papel.

Su investigación llega menos de un año después de que científicos de la Universidad Hebrea de Hadassah informaron de un caso raro en el que estaban tratando a un paciente con epilepsia que tuvo una experiencia religiosa en la que vio y conversó con Dios.

Experiencias religiosas

El Dr. Shahar Arzy y el Dr. Roey Schurr trataban a un hombre de 46 años de edad para la epilepsia del lóbulo temporal (TLE), llevando a cabo una serie de pruebas incluyendo un electroencefalograma (EEG) que midía su actividad cerebral.

En vísperas de las pruebas, el paciente, un hombre judío que, según los informes, nunca había sido especialmente religioso, había dejado de tomar anticonvulsivos.

Pero durante la prueba, los investigadores informaron que el hombre se quedó quieto con el cuerpo agarrotado y mirando al techo durante varios minutos, dijo que se sentía como si ‘Dios se acercara a él’, antes de exclamar ‘Adonai’, el nombre del Dios hebreo.

El hombre entonces se quitó los cables de la cabeza y se fue por los alrededores del hospital tratando de reclutar seguidores, diciendo ‘Dios me ha enviado a ti’, convencido de que su creador lo había elegido para traer la redención a otros pacientes y personal médico.

Justo antes del incidente, los doctores midieron un pico de actividad en la corteza prefrontal izquierda del paciente.

La corteza prefrontal es una región del cerebro asociada con una serie de funciones superiores, incluyendo la planificación y la percepción, y ya ha sido previamente vinculada a experiencias religiosas y místicas.

El estudio reciente fue publicado en la revista Mental Health, Religion and Culture.

Comentarios de Facebook