El excomisario José Manuel Villarejo mantuvo contactos en secreto con denunciantes del caso Astapa, una trama de corrupción urbanística en el Ayuntamiento de Estepona, localidad en la que el policía, además, tiene importantes inversiones, según las grabaciones a las que ha tenido acceso MONCLOA.COM. Este caso se encuentra a la espera de que se celebre el juicio oral, una vez que se ha cerrado la instrucción.

Así, diez años después de que estallara el caso de corrupción en la localidad malagueña, sale a la luz el comisario Villarejo mantuvo una larga conversación con David Valadez, que junto con la concejala Cristina Rodríguez Alarcón realizaron la denuncia que dio lugar al conocido como caso Astapa.

Cabe recordar que David Valadez se hizo con el bastón de mando del Ayuntamiento tras la detención y encarcelamiento del alcalde Antonio Barrientos al estallar el caso Astapa. Ambos pertenecían al mismo partido político, el PSOE.

Esta relación la mantuvieron en secreto, según un diálogo entre ambos en 2009 y que fue grabado por el propio Villarejo. El comisario veraneaba en Estepona, donde además vivía su madre y su hermano, sacerdote, ejercía como párroco.

En las conversaciones grabadas por el comisario, este afirma ante Valadez que lleva la coordinación del caso a nivel policial y político. Los comentarios de Villarejo dan a entender que aconseja y dirige los contactos de Valadez con la Policía, según la investigación conjunta entre MONCLOA.COM y El Confidencial.

Valadez presume ante Villarejo de haber mantenido una prudencia extrema. Tanto es así, que no supo de su actuación “ni mi propia mujer”. La discreción era vital para Villarejo, según confiesa en este diálogo.

–David Valadez: Date cuenta, Pepe, la prudencia que he mantenido durante todo esto.

–Villarejo: Me parece que (…)

–DV: Fíjate, nadie.

–V: Nadie.

–DV: Por eso te digo. Absolutamente nadie. Es más, muchas veces ni mi propia mujer.

–V: Bueno, pero que (…) eso es importante que podamos mantenerlo nosotros y luego, las (…) son inevitables.

David Valadez ha reconocido haberse reunido con Villarejo, pero sostiene que trataron de asuntos “instrascendentes”. En cualquier caso, el que fuera alcalde de Estepona asegura que “Villarejo no tiene absolutamente nada que ver con el caso Astapa”.

Otra de las grabaciones realizadas por Villarejo aclara su papel en el caso. Se trata de un encuentro entre el policía y el abogado Antonio Vallejo, imputado en el caso Astapa. Villarejo le relata los pasos que dio Valadez dentro del partido socialista para sacar adelante la denuncia. Ahí es cuando el comisario afirma que, cuando le dan luz verde a la denuncia es porque “todo tiene, como tú sabes, un diseño”.

–Villarejo: Cuando David toma una decisión de denunciar (…) es porque se ha curtido ya el tema mucho. Ha ido varias veces al partido a Sevilla. Le han dicho: hombre, vamos a contemporizar, no sé qué… Claro, pero es que ya, han empezado a venirle inputs de Madrid, de embajadas, de tal, de no sé qué… y ha dicho, mira, antes de que… ¿entiendes? A David le admiten las cosas… lo que pasa es que este se cree que las cosas ocurren espontáneamente y todo tiene, como tú sabes, un diseño. Entonces, a David le admiten las cosas cuando ya ven, dicen, joder, esto se puede… en un momento que va a tomar unos derroteros diferentes, vamos por lo menos a canalizarlo nosotros y a dirigirlo nosotros.

El que fuera alcalde de Estepona tras el estallido del caso Astapa y la detención del anterior regidor, Antonio Barrientos, mantiene una relación confidencial con Villarejo. En la conversación que mantuvieron en marzo de 2009, Valadez recuerda ante el comisario la primera vez que vio a José Antonio González, que dirigía la comisaría general de Policía Judicial.

–David Valadez: El primer día (…) cuando llegué a Madrid, (…) la vida (…) sentado en una mesa, y empezar a llegar gente, y llegar gente. Allí temblaba hasta el alma y allí fue cuando lo conocí.

–Villarejo: Juan Antonio es muy buen tipo, es un amigo.

En esa conversación, Villarejo parece tutelar los pasos y los contactos de Valadez. El comisario llega a desvelarle al alcalde la profundidad de su intervención en el caso, ya que afirma que se encargaba de coordinar los frentes político y policial de la operación Astapa.

–Villarejo: No te tienes que preocupar, ni del tema político, ni del tema policial, porque afortunadamente yo estoy llevando la coordinación de las dos cosas. Entonces, Miguel Ángel (Berlinches, policía que intervino en la denuncia), con el que tú te hablas y tal, tiene toda la información y toda la (…) policial, pero el tema político es (…).

REUNIONES CON LA SEGUNDA DENUNCIANTE

De las reuniones con la otra denunciante, Cristina Rodríguez Alarcón, Villarejo hace participé a su socio Rafael Redondo y al ya citado abogado Antonio Vallejo, en la que intercambian opiniones sobre ella. El comisario revela que vio a Cristina Rodríguez “dos o tres veces”. Además, las reuniones se produjeron “antes de toda la bronca”, en referencia al estallido de la operación.

–Villarejo: No, pero además yo te digo una cosa. Yo, antes de toda la bronca, la tuve que ver dos o tres veces, porque hablábamos con ellos. Como yo estaba por allí, me decían: oye, habla con estos y tal, por ahí unas cosas. Esto, dentro del secreto entre abogados. Y a mí me sorprendía porque (…) una chica abogada, no sé qué. Y cuando yo terminé me dije, me fui yo a equivocar… porque tiene menos cultura que una moto. Además, no sabe nada de Derecho. No sabe nada de nada.

El comisario detalló la impresión personal que le produjo Cristina Rodríguez, y la “inquina” que transmitía cuando le hablaba del asunto que tenían entre ambos. En ese momento del relato, Villarejo descubre que se había tratado con ella para “transmitirle cosas y recibir cosas”.

–Villarejo: El noventa por ciento de toda la de esa es como pinchaba la tía, ayyy, este, el otro, aahhh. Y yo dije, joder, cuando le he saludado en un medio que prácticamente ni me conoce y que no tiene ni puta idea ni quien soy. Ya veo que era transmitirle cosas y recibir cosas.

Además, Villarejo comentó con sus interlocutores (entre ellos su socio Rafael Redondo) otros detalles sobre ella, como que actuó como abogada contra el Ayuntamiento de Estepona, cuando era incompatible con su cargo. En ese punto, Villarejo se muestra preocupado por la repercusión que puede tener este asunto.

–Villarejo: Pues esta chica, además, metió la gamba porque sabes que, teniendo incompatibilidad y tal, ha defendido a gente en contra de los intereses del Ayuntamiento, siendo ella concejala y siendo tal, ha ido de abogada contra el Ayuntamiento. O sea…

–Rafael Redondo: Pues si es tan mala como dicen pues eso es ir.

Interlocutor 2: No, pero…

–Villarejo: No. Eso es ser torpe. Es ser torpe porque la han pillado.

–Rafael Redondo: Defiende a alguien contra el Ayuntamiento y es mal abogado, gana el ayuntamiento…

–Interlocutor 2: Pero es que lo han pillado prevaricando

–Villarejo: Claro

–Rafael Redondo: Eso no está bien

–Interlocutor 2: Lo han pillado prevaricando y ella aparece como denunciante de toda esta trama.

–Villarejo: Claro, y entonces… Y eso puede dar lugar a que se pueda anular… pero bueno.

Valadez y Rodríguez presentaron la denuncia que dio pie al caso Astapa en la sede de la UDEF de Madrid (la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal) en lugar de hacerlo en Málaga. El inspector que dio fe de la comparecencia de ambos fue el mismo que también intervino en otros en los que estuvo implicado el comisario Villarejo, según Público.es, sobre los casos Pujol y Gürtel.