Francisco González junto a su sucesor, Carlos Torres.

Carlos Torres acaba de cumplir un año como presidente de BBVA. Su entrada coincidía con la salida de Francisco González (FG), con lo que se enfrentaba a una crisis reputacional provocada por el descubrimiento de los pagos realizados por la entidad al excomisario Villarejo entre 2004 y 2017 para beneficiar al banco en su lucha con Sacyr.

En mayo de 2018 se conocían las primeras informaciones sobre este escándalo (desvelado por MONCLOA.COM). González declaró entonces no haber tenido constancia de esto, pero un mes más tarde, BBVA inició una investigación interna.

Finalmente, FG dejó la presidencia de BBVA en diciembre del año pasado y la de honor en marzo de 2019. En medio de esta tormenta Torres asumía las riendas y desde luego no ha sido nada fácil. De hecho, BBVA ha tenido que declarar como persona jurídica este año al imputarle por delitos de cohecho, revelación de secretos y corrupción en los negocios por los pagos que hizo durante 13 años a Villarejo a cambio de trabajos de espionaje.

Aunque Carlos Torres ya jugaba en casa, llegó a BBVA en septiembre de 2008 tras una larga etapa en Endesa. Antes había pasado casi trece años en McKinsey & Company donde logró ser socio con 36 años.

EL CEO TAMBIÉN ESTÁ DE CUMPLEAÑOS

Torres no es el único que está de aniversario. Este 1 de enero, Onur Genç también celebra su primer cumpleaños como consejero delegado de la entidad. Hasta ese momento era máximo responsable de la filial en Estados Unidos y anteriormente general adjunto de Garanti Bank el banco más grande de Turquía por valor en Bolsa

Nacido en Trebisonda (Turquía) fue desde 2012 y hasta 2017, general adjunto de Garanti, el banco más grande de Turquía por valor en Bolsa y filial de BBVA en el país. Su confianza en la entidad le llevó en septiembre a comprar 100.000 acciones a un precio de 4,52 euros, según la CNMV. Pero el banquero ya contaba con otras 133.744 acciones.

CAMBIO DE LOGO Y “PROFIT WARNING”

Los cambios más relevantes de BBVA este año se anunciaron en abril. Torres y Genç decidieron unificar la marca en todos los mercados del mundo donde opera el banco, dejando atrás las designaciones de Bancomer (México), Francés (Argentina), Compass (Estados Unidos) y Continental (Perú). De hecho, la franquicia turca Garanti cambió su marca a Garanti BBVA. Desde la compañía también anunciaron el cambio de logo.

Entre los hitos de 2019, la entidad también presume de que más del 50% de sus clientes en todo el mundo ya opera con el banco a través de sus dispositivos móviles. Esto es, a través de la app o web.

Sin embargo, la negativa evolución de tipos de interés (especialmente a partir de la segunda mitad de año) unida a una ralentización de la economía, llevó al banco (en diciembre) a anunciar un “profit warning”.  Es decir, una evolución de los resultados en Estados Unidos por debajo de lo estimado anteriormente.

La entidad cifra el impacto negativo en resultados del ajuste del fondo de comercio de su unidad de negocio en Estados Unidos en aproximadamente 1.500 millones de dólares (unos 1.348 millones de euros) una cifra que perjudicará a sus resultados de 2019.

MEJOR BANCO EN BOLSA 

Pese a todo, si hay un banco de la Bolsa española que este año pueda presumir de haberlo hecho mucho mejor que sus compañeros es BBVA. Sus acciones se han revalorizado en 2019 casi un 8% (hasta los 4,95 euros) frente al 34% que perdió en 2018. Es la única entidad financiera que ha subido junto a Sabadell (+4%).

Los inversores confían en el banco aunque haya recibido un toque del Banco Central Europeo (BCE) hace unos días. La entidad ha pedido información sobre el Caso Villarejo a la Audiencia Nacional ya que BBVA no se la proporciona porque el caso se encuentra bajo secreto de sumario.

El futuro de BBVA pasa por que el presidente y consejero delegado sean capaz de mejorar la imagen del banco y convertirla en la primera entidad financiera digital del mundo. Un trabajo en el que se encuentran inmersos.