Liarla parda o meter la pata hasta el fondo no es una opción para las compañías que están de cara al público, ¿Por qué? Pues porque esto puede perjudicar notablemente las ventas. Este es el caso de, por ejemplo, Mercadona. Juan Roig tiene que tener mucho cuidado con esto. Claro está que pequeños errores puede cometer cualquiera. Pero una cosa es eso y otra liarla muy parda.

A continuación vamos a conocer las veces que Mercadona la lió parda y tuvieron consecuencias en forma de ventas. Es cierto que luego volvieron a recuperar el ritmo, pero esa pérdida de ventas momentánea no es recomendable para ningún comercio. Vamos a conocer esas situaciones.

La retirada de las cremas de Deliplus

Otra de las ocasiones en las que Mercadona la lió parda fue en el año 2012 tras descubrirse que las cremas de Mercadona contenían trietanolamina y bronopol. Estos dos componentes no podían estar presentes en los productos de cosmética y, aún así, estaban. Es por eso por lo que se procedió a la retirada de 11 productos tras el cambio de normativa.

Este fue uno de los momentos más difíciles para la compañía de Juan Roig ya que se extendió el rumor de que las cremas corporales de Mercadona podían producir cáncer. Esto, obviamente, ERA IMPOSIBLE. Se demostró que no eran perjudiciales.

Claro está que el hecho de tener que retirar los productos dañó la imagen de la cosmética de Mercadona. No obstante, actuaron de forma muy rápida y consiguieron eliminar todos los productos antes incluso de que sanidad lo pidiera. Poco tiempo después pudimos ver de nuevo estas cremas a la venta, aunque con una nueva formulación.