El progreso en las vacunas contra el coronavirus ha despertado el interés del tejido empresarial, y las mayores socimis cotizadas del país, Merlin Properties y Colonial, han remontado en el Ibex 35, logrando una revalorización de su capitalización de mercado cercana al 40% que, entre ambas, suma 2.221 millones de euros.

Las dos socimis ya ven la luz al final del túnel y proyectan la recuperación económica para 2021 como un escenario realista. La carrera de Pfizer y BioNTech, y Moderna por su parte, por hallar la vacuna que combata la pandemia hace que estas compañías contemplen la viabilidad de la vuelta a las oficinas, los centros de espacios flex y el auge en la afluencia en centros comerciales.

Este entusiasmo se refleja en su cotización en Bolsa, ya que venían de semanas teñidas de rojo a causa de las últimas medidas del Gobierno aplicadas en el sector inmobiliario. Así, Merlin ha logrado remontar un 41% en la capitalización de mercado desde el pasado 28 de octubre, cuando se empezaron a conocer las primeras noticias de una posible vacuna. De hecho, este martes, la compañía ha alcanzado un valor de mercado de 3.730 millones de euros, desde los 2.645 millones de finales de octubre. Y sus acciones han pasado de los 5,73 euros por título, a los 8,08 euros.

Estos 1.085 millones de euros de revalorización de la compañía liderada por Ismael Clemente, se suman a los 1.136 millones que le ha supuesto a Colonial la buena racha de las últimas sesiones. De hecho, la socimi encabezada por Pere Viñolas ha pasado de una capitalización de mercado de 3.054 millones a 4.190 millones, lo que se traduce en una mejoría del 37%. En el caso de sus acciones, ya se sitúan en los 8,25 euros, desde los 6,02 euros a finales de octubre.

MOTIVOS PARA LA ALEGRÍA

La carrera para hallar la vacuna ha hecho rebotar a las grandes socimis, ya que supondrá un balón de oxígeno para amortiguar el varapalo de la crisis económica en sus carteras de activos.

La compañía liderada por Ismael Clemente espera ansiosa la llegada de la vacuna para notar sus efectos en tres de sus principales líneas de negocio. La primera de ellas es el sector de las oficinas, ya que un mundo con vacuna es un mundo de retorno a las oficinas, y atrás quedarán los edificios medio vacíos, que hacen tambalear la economía de los negocios de alrededor, o los esfuerzos para negociar con algunos de sus inquilinos con el objetivo de no rescindir los contratos de arrendamiento.

La vuelta a la oficina se traduce en retomar el nivel de rentas anterior, y seguir reforzando la tesorería. Lo mismo ocurre con su marca de espacios de trabajo flexibles, LOOM, que ha visto descender el número de inquilinos desde la primera ola de contagios del covid-19. Pese a los esfuerzos de la compañía, muchos empresarios optaron por rescindir el contrato y trabajar desde casa.

Y el tercer brazo de Merlin al que beneficiará la vacuna será el portfolio de centros comerciales. Esto supondría retomar los niveles de afluencia anteriores a la llegada de la pandemia y alquilar los locales que se hayan podido quedar vacíos en estos meses. De hecho, este medicamento biológico supondría también la vuelta a la ‘normalidad’ anterior al covid-19, en la que los usuarios disfrutaban de estas instalaciones como un oasis de ocio, compras y punto de reunión.

Pero desde Merlin también se preparan para lo peor, y es que “habrá complicaciones logísticas de la distribución de la vacuna a la población mundial“, aseguraba Clemente hace unos días. De hecho, la socimi ha decidido extender al primer semestre de 2021 su plan de ayudas dirigido a los inquilinos que se hayan visto afectados por los cierres decretados para frenar la expansión del virus.

ESPERANZA EN COLONIAL

La socimi se caracteriza por tener una cartera de activos premium en zonas estratégicas en las principales ciudades. Pero los efectos del coronavirus han hecho mella en sus cuentas.

De hecho, la vuelta a las oficinas le supondría un refuerzo en su caja, ya que ha tenido que aplicar medidas para ayudar a algunos de sus inquilinos a afrontar el pago de la renta estos meses. E incluso podría aumentar su tasa de ocupación, que actualmente está por debajo de su nivel habitual que es del 96% aproximadamente.

En este sentido, la vacuna supondría reforzar la apuesta por los espacios flex, con su marca Utopicus. Hace unas semanas, Viñolas se mostraba optimista y fijaba en el primer trimestre de 2021 la recuperación de este sector.

En declaraciones a MERCA2, el analista de XTB, Joaquín Robles, asegura que la gran fortaleza de estas socimis ha sido contar con altas tasas de ocupación previas a la crisis sanitaria, y una sólida posición financiera que les ha facilitado continuar cumpliendo con los pagos de deuda. Aun así, se han visto afectadas por la pérdida de inquilinos, aunque en la mayor parte de sus divisiones han mantenido tasa de ocupación por encima del 90%, y eso se ha debido en gran parte a la localización de sus inmuebles, y que la mayor parte de sus clientes sean grandes empresas, lo que ha permitido una menor tasa de abandono.