mascarillas

La mascarilla se ha convertido, desde el principio del estado de alarma, en un complemento más de nuestro día a día para salir a la calle. Y desde entonces no han parado de salir teorías e intentos de boicotear a la ciencia y a la veracidad de la existencia de esta enfermedad poniendo en entredicho la palabra, incluso, de organismos oficiales como la Organización Mundial de la Salud.

En este sentido, diferentes colectivos de negacionistas se han manifestado en contra del uso de la mascarilla. Durante los últimos meses, estas personas ha ido retroalimentando la polémica con hilos y publicaciones en redes sociales, aprovechando, muchos de ellos, los enfrentamientos y contradicciones de los políticos para generar desconfianza entre la ciudadanía.

Si bien no hay evidencias científicas al respecto que apoyen las teorías de los anti mascarillas, hasta el momento lo que se sabe es que las mascarillas higiénicas complementan a las medidas de seguridad como el distanciamiento social y el lavado de manos. Las mascarillas ayudan a que el virus no se propague. O, al menos, a que no se extienda con tanta velocidad como para desbordar el trabajo de los sanitarios. El coronavirus es muy contagioso y la mascarilla actúa de barrera para que las gotitas de tos o estornudos no entren en contacto directo con el resto de la ciudadanía.

¿Cómo podemos hacer un buen uso de la mascarilla? Recomendaciones

Hay muchos diseños de mascarillas y surgen dudas sobre si reúnen las condiciones para estar protegidos. Lo primero que tienes que tener en cuenta es que debes comprar mascarillas en establecimientos físicos o tiendas online que ofrezcan garantías. Para ello, has de fijarte en que en el etiquetado aparezca la norma UNE 0065:2020. No necesitan filtro y te aseguras de que cumple los estándares de calidad, garantizando una filtración bacteriana del 90% y además se puede respirar bien con ellas. A partir de aquí, debes saber:

1.- Las mascarillas FFP2 y equivalentes tienen un tiempo de uso de ocho horas. La respiración afecta al filtrado. Este material tiene un tipo de filtración mecánico. Han hecho pruebas durante dos días y la filtración no se pierde pero si las llevas mucho tiempo, aumentan las probabilidades de que, en el caso de que haya virus, se toque con las manos.

2.- No se pueden lavar.

3.- Se pueden usar o reutilizar solo ocho horas porque la respiración afecta al filtrado y, por tanto, disminuye su eficacia. Siempre está la opción de higiénicas reutilizables y pantalla facial.

4.- Las mascarillas FFP2 tienen una capacidad de filtrado de partículas del 97%.

No sabemos hasta cuándo tendremos que llevar puesta la mascarilla. Lo que sí es seguro es que hay que llevarla y lo que es más seguro todavía, es que este virus no hace distinciones. Viene cuando viene y le toca a quien le toca. Por eso, hay que cuidarse y mientras los datos científicos no digan lo contrario, hay que seguir tomando precauciones y una de ellas es ponerse la mascarilla.

Comentarios de Facebook