precio alquiler habitación
Habitación de un piso en alquiler.

Llega septiembre y los estudiantes universitarios vuelven a las aulas. Un regreso que en multitud de caso significa mudarse de nuevo su ciudad de origen. Madrid y Barcelona son los principales destinos de estos jóvenes. Ciudades que levantan los sudores fríos de sus progenitores por los elevados precios de los alquileres que en muchas ocasiones han de afrontar. Pero este año están todos de enhorabuena, el precio por alquiler una habitación ha caído hasta un 5%, dependiendo de la zona, tras más de un lustro de subidas.

El sector inmobiliario comienza a ofrecer algunos síntomas de agotamiento. Y ya son muchos los datos los que comienzan a alertar de un nuevo cambio de ciclo. El precio de las viviendas ha comenzado a estabilizarse en las zonas más calientes y a descender en muchas otras. El alquiler todavía vive un momento álgido, pero también ha iniciado un nuevo rumbo. Muestra de ello es el descenso en las habitaciones de alquiler, muy demandadas por los jóvenes universitarios que estudian fuera de su lugar natal.

Ahora, alquilar una habitación en España cuesta, de media, 309 euros al mes, mientras que hace un año el precio medio se situaba en 325 euros al mes, según el análisis que realiza cada año el portal inmobiliario Fotocasa.

El precio del alquiler ahuyenta a los erasmus de España.

El precio del alquiler ahuyenta a los erasmus de España

El debate sobre la existencia o no sobre una burbuja en el precio del alquiler de la vivienda en España se ha trasladado al...

Según el informe, el precio interanual se incrementa en 12 comunidades autónomas y baja en cinco de ellas. La comunidad de Navarra, Cantabria y Murcia son las que más incrementan los precios respecto al año pasado y lo hacen un 21,7%, un 10,2% y un 9,8%, respectivamente. Le siguen Galicia (7,5%), la Comunitat Valenciana (5,7%) y Andalucía (4,3%).

En el otro extremo, cinco comunidades descienden el precio respecto al año pasado. Cataluña es la comunidad en la que más se ha abaratado el alquiler de pisos compartidos, en concreto un -5,7%, seguido de Extremadura (-4,6%), Madrid (-4,5%), La Rioja (-4%) y Baleares (-1,5%).

Los puntos más calientes, desde el punto de vista de la vivienda -tanto en alquiler como en compra- han experimentado descensos significativos. Son los casos de Madrid, Cataluña y Baleares. Las dos primeras son las que afectan a todos esos jóvenes que se desplazan hasta la capital y la Ciudad Condal para estudiar.

Eso sí, a pesar de la caída de estas habitaciones de alquiler, tanto Cataluña como Madrid ocupan -un año más- los dos primeros puestos en cuanto a comunidades autónomas más caras para compartir vivienda. En la primera, arrendar una habitación cuesta de media 444 euros al mes y en la segunda, 386 euros al mes. Baleares y País Vasco completan esta lista con 384 euros y 338 eros, respectivamente.

El análisis analiza también el precio de los principales municipios españoles. Así, se ve que Barcelona, Madrid y Palma de Mallorca son las ciudades más caras para alquilar una habitación con un precio de 491 euros, 410 euros y 378 euros al mes, respectivamente. No obstante, respecto al pasado año, en Barcelona y en Madrid el precio de las habitaciones ha caído y lo ha hecho un -3,4% en la ciudad condal y un -4,2% en la capital.

“Tras las fuertes subidas que hemos registrado en los últimos años, el mercado del alquiler tiende a estabilizarse y con él, el de los pisos compartidos, sobre todo en aquellas zonas y grandes ciudades donde los precios han estado más tensionados, como es el caso de Madrid capital y Barcelona”, explica Beatriz Toribio, directora de Estudios de Fotocasa.

En el otro extremo, Cáceres es el municipio más barato para alquilar una habitación y, de media, cuesta 159 euros al mes, después de bajar el precio un -9,5% respecto a 2018. Le siguen Jaén 174 euros, Badajoz 181 euros, León 197 euros y Albacete 205 euros al mes.

Con estos datos en la mano, los universitarios y los progenitores que tengan que desembolsar el dinero del alquiler de las habitaciones tendrán un buen inicio de curso, o al menos, sus bolsillos.