Federer Uniqlo

Hace poco más de un año Uniqlo firmó un contrato de 260 millones de euros con Roger Federer por diez temporadas. Una desorbitada cifra para un deportista que da sus últimos coletazos en el circuito, y que supuso el fin del suizo a casi veinte años de vínculo con Nike. Pese a la arriesgada apuesta, la marca nipona ya se ha olvidado del helvético. Tras rechazar comprar el logo RF por ser poco rentable, ahora ha anunciado una expansión por Europa en la que figuran ciudades como Milán o Madrid, mientras Suiza sigue huérfana. Los fanáticos locales ni siquiera pueden adquirir los artículos de su ídolo a través de internet.

EL ARRIESGADO CONTRATO CON FEDERER

No hay que rastrear mucho en el perfil de internet de Uniqlo para dar con algunos de los deportistas que patrocina. El primer lugar de la lista lo ocupa Federer y es de extrañar, si tenemos en cuanta el nivel deportivo del resto. Un ganador del Masters de Augusta, tres deportistas japoneses y un escocés que juega al tenis en silla de ruedas. Todos campeones, sí, pero con hazañas lejanas a las del suizo, cuya figura ya ha ascendido a la categoría de leyenda. Salvo Nishikori, ídolo de masas en China, a simple vista llama la atención ver a Federer codeado con figuras de un menor rango, mientras marcas como Nike o Adidas arrastran a puñados de deportistas.

Uniqlo apuesta por la elegancia, y ahí el perfil de Roger encaja a la perfección. La apuesta por el suizo fue un golpe en la mesa para expandir el nombre de una marca que en Europa había pasado algo desapercibida. ¿El precio? 260 millones de euros en diez años. O lo que es lo mismo, las ganancias de dos meses completos que genera una empresa del calibre de Uniqlo, que se embolsó algo más de 900 millones de euros en el primer semestre de su ejercicio fiscal (cerrado el pasado mes de febrero).

UNIQLO TIENE 50 TIENDAS REPARTIDAS POR EUROPA Y NINGUNA EN SUIZA, DONDE NO PUEDEN ADQUIRIR PRENDAS NI SIQUIERA DE FORMA ‘ONLINE’

La apuesta era arriesgada, sobre todo cuando jugadores de la talla de Nadal percibían diez millones de euros por temporada. Fue un compromiso que la empresa quiso asumir, consciente de que la figura de Federer vende en cualquier lugar del mundo. Pero no hay que engañarse, donde más vende uno siempre es en casa. Si el helvético es admirado en todos los rincones, en Basilea, donde casi cada año levanta el trofeo, son todos unos absolutos fanáticos. Ahí yace uno de los grandes mercados de Federer.

UNIQLO SE OLVIDA DE SUIZA EN SU EXPANSIÓN

Y sin embargo, a Uniqlo parece no importarle demasiado. O al menos eso puede entenderse tras visualizar su estrategia. La marca tiene en estos momentos más de 50 tiendas repartidas por Europa en Reino Unido, Alemania, Francia, Países Bajos, Dinamarca y España. Copa gran parte del mercado europeo pero no tiene prisa por inmiscuirse en la tierra donde Federer, su más ilustre figura, recoge más fans. Y ya no sólo es que no haya tiendas físicas. Según informó el portal Tennisworld es imposible adquirir cualquier producto desde Suiza, porque no se realizan envíos a este país.

Uniqlo tiene un plan claro de expansión y ahí tampoco aparece Suiza en el horizonte. Este mismo verano abrirá una tienda en Madrid y en otoño otra en Milán, en lo que será su desembarco en Italia. No hay ni un solo aviso de que a corto plazo la marca nipona tenga intención de recalar en Suiza. Un movimiento que confirma que sus planes no se centran en Federer por mucho desembolso que suponga cada año.

Uniqlo

Uniqlo llega a Madrid: Casi 1.600 metros cuadrados en Goya

Uniqlo, marca que patrocina entre otros a Roger Federer, abrirá su primera tienda en Madrid (Goya) este mismo otoño, según ha informado la multinacional...

Es más, en un ejemplo de arrepentimiento, o no, Uniqlo ha evidenciado que no quiere dejarse más dinero en el tenista suizo. Nike dejó de comercializar la marca RF, que aún puede encontrarse en ciertas tiendas minoristas. El propio Federer esperaba que Uniqlo tomara los derechos, pero lo cierto es que el pasado mes de junio diversos periódicos suizos, como recoge Puntodebreak, apuntaron a que la marca nipona no tiene “en sus planes” costear un logo que les podría salir poco rentable.

Las miras de Uniqlo caminan hacia otro lado donde puede hacer más caja. Hablan de Europa, pero ellos mismos han reconocido que sus miras son otras. Estados Unidos, donde disponen de poco más de 40 tiendas, será uno de sus grandes lugares a explotar. Pero, por encima de todo, manda Asia y su dinero. En el primer semestre de su ejercicio fiscal su negocio online se disparó un 30% en Japón. El respaldo que poseen del principal Banco de Japón les anima a mantener la inversión en su raíz, mientras olvidan el territorio de un campeón que les sale caro.