Siete de cada diez españoles declaran preferir ahorrar y retrasar sus decisiones de compra de algunas actividades, bienes o servicios para cuando acabe el estado de alarma y se alcance la bautizada como fase de ‘nueva normalidad’.

Según la edición especial Covid-19 del Observatorio Cetelem Estacional, durante la primera fase de la desescalada, los españoles están sido “muy prudentes” a la hora de hacer sus compras en las circunstancias excepcionales en las que se encuentra el país.

Esta tendencia a la moderación también se refleja en la respuesta a la pregunta sobre cuál es el gasto que piensan realizar en esta primera fase, con la apertura de tiendas y la posibilidad de acudir a determinados eventos limitados.

En este sentido, el 74% de los consumidores afirma que la intención de gasto prevista no superará los 300 euros, mientras que un 16% declara que realizará un gasto que oscila entre los 300 y los 500 euros y, solo el 7%, prevé un gasto de entre 500 y 1.000 euros.

ACTIVIDADES QUE MÁS SE ECHAN DE MENOS

La actividad permitida en esta primera fase más valorada por los españoles es poder visitar o reunirse con familiares, con una nota media otorgada de 8,6 sobre 10, seguida muy de cerca por poder reunirse con amigos (7,4); viajar en coche con las personas con las que se convive (7,3); y viajar a otros municipios de la provincia (7). Hacer turismo activo en la naturaleza es valorado con un 6,8.

En lo que respecta a las compras en tiendas de menos de 400 metros, que han sido recientemente abiertas en todo el territorio, las que mayor interés despiertan por parte de los consumidores españoles son las tiendas de ropa (60%) y las de calzado, con un 53%.

Además de la intención de compra en estas dos tipologías de tiendas, los consumidores también han declarado su intención de comprar en ópticas (39%) o en tiendas de textil para realizar deporte (37%). Por debajo, el 18% declara tener planeado visitar concesionarios para planificar una futura compra.

Comentarios de Facebook