Uber Eats

Uber intenta capear el temporal y reducir los efectos de la crisis económica en todos sus segmentos de negocio. En Uber Eats, la compañía continúa con su plan de apoyo a los cientos de restaurantes para los que el food delivery supone ahora mismo una de las pocas alternativas que tienen para mantener la actividad.

En declaraciones a MERCA2, desde Uber explican que han implementado un paquete de medidas de apoyo a restaurantes “con el objetivo de ayudarles a atravesar este momento tan difícil: hemos activado la opción de recibir pagos diarios en lugar de semanales para mejorar los flujos de caja”.

También han optado por la cancelación de la tasa de activación para los nuevos restaurantes que se den de alta en la aplicación, que podrán completar su registro en la plataforma y estar listos para funcionar en menos de 48 horas.

Con estas medidas, tratan de aliviar la carga de gastos que soportan los hosteleros con unos ingresos muy bajos. Además, la compañía pide cautela porque las comunidades autónomas podrían imponer medidas aún más restrictivas para atajar la segunda ola de covid-19, una situación que favorecería a estos comerciantes, pero supondría una zancadilla para el segmento de viajes en coche con conductor.

En este sentido, el boom de la comida a domicilio no compensa el desplome en el segmento de los viajes de Uber. Las restricciones horarias y la incertidumbre por la escasa oferta de ocio recortan los trayectos de VTC. Además, otro efecto de la pandemia es que se ha concentrado la demanda de viajes con conductor en la franja horaria más cercana al ‘toque de queda’.

UNA SITUACIÓN COMPLICADA

“Es muy difícil predecir el impacto que la segunda ola de covid-19 tendrá sobre nuestra actividad en los próximos meses. Nos encontramos en una situación complicada, no solo por el impacto que tiene sobre nuestro negocio, sino también por las consecuencias negativas que está sufriendo el sector de la movilidad urbana, en particular nuestros socios de la VTC y el taxi”, lamentan desde Uber.

En este sentido, la compañía cuenta ya con más de 1.500 taxistas registrados en su plataforma desde noviembre de 2019, cuando ofreció a este colectivo la posibilidad de darse de alta en el servicio y así aparecer en las aplicaciones de Uber y UberX en Madrid.

En la actualidad, los taxistas de Madrid que trabajan con la plataforma consiguen una calificación media de 4,88 puntos sobre un total de cinco puntos, “prácticamente la misma que tienen los conductores de VTC”, asegura el operador de movilidad. E insiste en que estos conductores realizan, de media, el doble de servicios que los que operan a mano alzada.

Sin embargo, en la actualidad los usuarios prefieren aprovechar hasta el último momento sus planes de ocio y decantarse por esta alternativa de movilidad más segura para volver a casa, en vez de utilizar el transporte público urbano, lo que reduce el riesgo de contagio.

Por otro lado, la compañía insiste en que su principal prioridad “es la seguridad en todos los viajes. Hemos repartido mascarillas y material desinfectante entre conductores y repartidores en toda España; los vehículos son desinfectados diariamente y los conductores limpian las zonas de más uso, antes y después de cada viaje”.

Además, en septiembre se alió con Unilever para la distribución gratuita de 8.000 kits de higiene entre los socios conductores en España y, además, cuentan con el sello de seguridad de AENOR para todos los servicios de transporte de pasajeros.