Luis Cortés Briñol presenta 'La navaja de Ockham'. Foto: Twitter @luiscbrinol.

Iker Jiménez se dará mañana viernes un baño de mesas en el IFEMA. Y es que el comunicador vitoriano estrena en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid ‘La Noche de Milenio Live’, evento especial del exitoso programa de Youtube.

El programa, que desde hace días tiene colgado el cartel de “no hay entradas”, reunirá a los 2.000 fans del conductor de ‘Cuarto Milenio’ que han decidido pagar entre 28 y 43 euros por ver la primera salida a la calle del hermano pequeño de “la nave del misterio”.

A las 23:45 horas arrancará este espacio que “anima a la reflexión, el misterio y la investigación”m según sus organizadores, y que también se verá en Youtube, Mtmad y Mitele Plus. No deja de ser llamativo que ‘La Noche de Milenio Live’ haga su puesta de largo a escasos metros de la Cumbre del Clima, que reúne a algunos de los científicos que desprecian los programas de Iker Jiménez.

IKER JIMÉNEZ EN EL REINO DE LAS PARADOJAS

Es paradójico que parte de la ciencia desprecie a Iker Jiménez cuando la estrella de Cuatro es prácticamente el único comunicador español que invita a los científicos a televisión. En La 2, desde el final de ‘Redes’, no sobran los investigadores científicos.

Iker Jiménez
Iker Jiménez es el último superviviente de la plantilla funcional de Cuatro junto a Manu Carreño.

Pero desde esta próxima semana sí que utilizarán la ciencia para derribar a la superchería: el canal de la inmensa minoría estrena el lunes 9 a las 23:30 horas ‘La navaja de Ockham’, que es el principio lógico que asegura que “en igualdad de condiciones, la explicación más sencilla suele ser la más probable”.

El nombre de la teoría atribuida erróneamente al monje franciscano Guillermo de Ockham la utilizará el divulgador navarro Luis Cortés Briñol, que asegura que “los secretos sobrenaturales” son fruto de “la falsedad, la ignorancia y la confusión”.

‘La navaja de Ockham’ revisará científicamente la colección de leyendas que condicionaron a nuestros antepasados, y que lamentablemente condicionan a algunos de nuestros coetáneos. Y los temas son variados: licántropos, vampiros, brujas o demonios. Y lo peor de todo: los horóscopos.

DOS AÑOS DE RETRASO

Esta pócima de TVE contra algunas de las temáticas clásicas de Iker Jiménez llega con dos años de espera. Y es que en 2017 Luis Cortés Briñol y su padre, Luis Cortés (histórico de la televisión navarra), a punto estuvieron de venderle a la Corporación Pública estatal la serie ‘El alma de las historias’, que cuenta con una temática casi idéntica a la de ‘La navaja de Ockham’.

La nueva apuesta de La 2 en principio se iba a emitir en el mediodía de los domingos, pero entre los directivos de TVE repararon en el incómodo contraste que iba a producir un espacio riguroso con la maratón de espacios acientíficos que emite la cadena unas horas antes.

Es increíble que una cadena pública cultural dedique, en pleno 2019, casi tres horas en la franja matinal del domingo a los programas ‘Buenas noticias TV’, ‘Shalom’, ‘Medina en TVE’, ‘Últimas preguntas’, ‘Testimonio’, ‘El día del señor’ y ‘Pueblo de Dios’, propaganda de evangélicos, judíos, musulmanes y católicos.

CIENCIA FRENTE A CREENCIA

Cortés Briñol explicó hace dos años que su programa no iba a tener fácil rivalizar contra Iker Jiménez: “Nunca podremos competir con programas como ‘Cuarto Milenio‘, que reconozco que tiene secciones interesantes, pero dentro de nuestra humildad de medios, pero con una ambición intelectual muy superior, intentaremos hacer episodios cercanos y amenos”.

Iker Jiménez
Iker Jiménez en ‘Mi casa es la tuya’.

601 producciones audiovisuales está detrás de ‘La navaja de Ockham’, grabada casi de forma íntegra en Navarra y Euskadi. El espacio versará, entre otros asuntos, del diablo: invento del hombre para contener a la población.

CULPA

El miedo sigue guardando la viña y el ser humano, cegado por el etnocentrismo tras olvidar que es un animal, sigue haciéndose preguntas sobre el sentido de la vida. Decía Chesterton que “cuando alguien deja de creer en Dios, cree en otra cualquier cosa”.

Y tras dejar atrás las religiones, invento escasamente científico, muchos se abonan al terraplanismo, al mindfulness, la homeopatía o el tarot. El asunto espiritual ha evolucionado: hemos pasado de rezar en latín los domingos por la mañana en las parroquias a rezar el spanglish reguetonero que vomita el iPod los sábados por la mañana en el parque cuando hacemos running. Hemos cambiado la autoflagelación judeocristiana a la pagana. Descarguemos el sentimiento de culpa. Amén.

Comentarios de Facebook