turismo
Plaza Mayor de Salamanca

Según los datos previos que la prensa pesimista va publicando, la campaña de verano para el turismo español ha sido tan mala como se presagiaba. De hecho, se augura que a partir de la próxima semana, cuando finalice la supuesta “temporada alta”, los datos de paro volverán a crecer, y los negocios tendrán que cerrar. El único consuelo es que los españoles no pierden la fe en viajar.

Así lo confirma el estudio ‘La Digitalización del Turismo’, presentado por Vodafone Business y elaborado en colaboración con CETT (Barcelona School of Tourism, Hospitality and Gastronomy). El informe tiene como objetivo entender cómo será el comportamiento de los viajeros españoles durante los próximos meses, así como esbozar un modelo del impacto de la tecnología en uno de los sectores más golpeados por la crisis del covid.

Pese a todas las adversidades sobrevenidas desde el mes de marzo, el español medio parece tener las cosas muy claras: los viajes son esenciales. Así, el informe refleja que el 90% de los encuestados tiene pensado seguir viajando, ya sea por ocio o por trabajo, durante los próximos meses. El 72% de los usuarios asegura que ya tenía un viaje planeado antes de la pandemia, y de éstos, el 62% afirma que lo mantendrá. Además, el 78% dice que su presupuesto para viajar será igual o mayor después del confinamiento.

No obstante, lo que sí se desprende de manera muy clara de la encuesta realizada por Vodafone Business, es que el miedo existe. Y eso se comprueba en la forma de viajar y los lugares que se quieren visitar. En cuanto a los destinos escogidos para estas vacaciones, el 71% se decanta por el turismo nacional, mientras que el 21% ha planeado un viaje por Europa y sólo el 8% tiene pensado salir de la UE. Por otro lado, la mitad de los encuestados asegura optar por el coche como medio de transporte y el hotel es la primera opción de alojamiento para los viajeros, con un 41%.

LA IMPORTANCIA DIGITAL

Al igual que en otros sectores, la crisis ha puesto de manifiesto la necesidad de hacer hincapié en la digitalización del ámbito del turismo, tanto desde el punto de vista de las empresas, como del cliente. De hecho, la totalidad de los encuestados afirma haber realizado alguna actividad digital que no hacía antes de la pandemia.

Al ser preguntados sobre cómo creen que serán los viajes en la nueva normalidad, los participantes en el estudio mostraron su preocupación por la inseguridad y la excesiva burocracia a la que pueden dar lugar los viajes a partir de ahora. No obstante, el 52% opina que los medios digitales y la tecnología pueden ser clave para minimizar estas sensaciones. Esperan, además, que dichos medios sean fáciles de utilizar y divertidos.

El 71,8% de los usuarios también demandan una comunicación transparente en todo lo referente a medidas de seguridad, higiene, responsabilidad y confianza, lo que genera la oportunidad de crear un canal de comunicación directa con el cliente. Otra de las demandas de los encuestados se refiere a la seguridad sanitaria activa, con medidas como la disponibilidad de geles y mascarillas en todas las instalaciones,  y el 74% de los encuestados solicita un flujo de información claro y constante sobre los protocolos a seguir y sobre la limpieza.

Por último, también más del 70% se muestra partidario de la adopción de nuevas tecnologías que ayuden a automatizar los procesos y reduzcan al mínimo el contacto físico (check in/check out, pagos contactless, cartas digitales…) y todo lo que contribuya a que la experiencia de usuario sea mejor y más segura (cartelería digital, guiado, gestión de accesos, control de aforo en zonas comunes, etc.).   

Comentarios de Facebook