Donald Trump
Foto: Andrew Harrer/Bloomberg 

Donald Trump ha sorprendido en la previa de la Cumbre del G20 al apuntar que está dispuesto a imponer nuevos aranceles sobre las importaciones procedentes de China si no se alcanza un acuerdo comercial. El presidente de Estados Unidos advierte a China de que ésto podría suponer la fuga de empresas.

“Impondría aranceles adicionales, tasas adicionales muy sustanciales si no hay un trato”, ha amenazado Trump durante una entrevista con la cadena estadounidense Fox News, donde ha expresado su disposición a gravar otros 350.000 millones de dólares (309.000 millones de euros) en productos de China además de los 250.000 millones de dólares (220.000 millones de euros) a los que se aplicó un arancel adicional del 25%.

Trayectos a Cuba

El veto de Trump a Cuba afecta a 800.000 reservas de cruceros

La decisión de Trump de restringir los viajes a Cuba ha tenido el efecto que cabría esperar: 800.000 reservas de cruceros se...

“Esto nunca le ha ocurrido antes a China, ahora lo que está pasando es que la gente está saliendo de China, las empresas están saliendo de China, y algunas están regresando a EEUU”, ha señalado el presidente estadounidense.

“Es factible llegar a un acuerdo, pero estoy feliz como estamos, no es una buena cosa para China, pero sí para nosotros”, ha señalado Trump antes de la reunión que mantendrá este fin de semana con el presidente chino, Xi Jinping, en los márgenes de la Cumbre del G20.

ELOGIOS A DRAGHI

Por otro lado, el presidente estadounidense ha vuelto a referirse a la reciente intervención del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, que abrió la puerta a una bajada de tipos y a nuevas medidas de estímulo si no mejoran las perspectivas de inflación, señalando el impacto de las palabras del banquero italiano sobre el tipo de cambio.

“Europa nos trata peor que China”, ha afirmado Trump. “Tienen a Draghi, nosotros deberíamos tener a Draghi en vez de a esa persona en la Fed”, ha añadido en referencia a sus discrepancias con Jerome Powell, actual presidente del banco central estadounidense, cuya labor ha calificado como “un mal trabajo”, aunque ha apuntado que, a pesar de que opina que puede hacerlo, nunca se ha planteado cesarlo.

En este sentido, el inquilino de la Casa Blanca ha reiterado la importancia de que la Fed rebaje los tipos de interés, mejorando la competitividad de EEUU respecto a otras economías. “Si ellos devalúan y nosotros no podemos, ya no estamos en igualdad de condiciones”, ha apuntado.