sexo en películas

Seguramente, cuando has visto a los actores porno tener sexo durante la hora y media que dura la película, tu autoestima se haya mermado bastante. Recuerda que no se trata de la vida real. Es gracioso que, cuando vemos un film de dinosaurios, sabemos de sobra que se trata de ficción. Sin embargo, cuando estamos viendo sexo nos creemos a “pies juntillas” todo lo que va pasando por delante de nuestros ojos.

Para que no te deprimas demasiado, te diré que la gran mayoría de los hombres tienen una duración media desde que comienza la penetración hasta que eyaculan de unos tres a cinco minutos. Y que el 90% de los varones han tenido eyaculación precoz y se han corrido antes de llegar al minuto.

Las películas porno han creado falsas expectativas con respecto al sexo. Lo gracioso es que son más los hombres los que se sienten mal al no poder estar una hora empujando frente a las mujeres. Si te sirve de consuelo, para una mujer estar diez minutos ya es más que suficiente. En este tiempo, no entran los preliminares, que son MÁS IMPORTANTES que lo que es la penetración en sí. Los hombres que duran más tiempo en la cama no superan los trece minutos, por lo tanto, no tienes por qué afligirte si no eres un “porno star”, porque tampoco haces lo mismo que ellos para retardar la eyaculación.

Te revelaré algunos secretos que usan los actores porno para aguantar más sin eyacular, por si quieren intentar algunas técnicas nuevas.

Ejercicios de Kegel

sexo y ejercicio

Los ejercicios de Kegel son muy conocidos en las mujeres. Gracias a ellos se consigue evitar la pérdida de orina y además también la penetración es más gratificante al tener la fuerza suficiente en los músculos pélvicos para sujetar el pene durante el sexo, apretarlo y así aumentar la fricción del mismo. Son menos conocidos en los hombres, pero igual de importantes que en las mujeres.

Para realizar correctamente los ejercicios de Kegel es necesario apretar los músculos del suelo pélvico. Si no comprendes bien cómo hacerlos, prueba los siguiente: Aspira aire fuerte y notarás cómo los músculos se te contraen también. Mantén ese aire tres segundos y suéltalo lentamente. Es algo que puedes hacer sentado, andando o corriendo, tan solo tienes que acordarte.

Si entrenas estos ejercicios todos los días es como ir al gimnasio, el músculo se termina fortaleciendo y está demostrado que el tiempo de duración durante el sexo se multiplica por cuatro en comparación a si no los haces. Es una buena forma de controlar los orgasmos.

Masturbarse

eyaculación precoz

El mayor problema de los actores porno es el de alargar la eyaculación lo máximo posible, aunque recuerda que están grabando y que luego la edición hace milagros. No obstante, uno de los recursos más usados es la de masturbarse antes de comenzar a tener sexo.

Es complicado que la actriz no los excite sobremanera y que su cuerpo no diga ahí voy, por eso, ir “descargados” es una buena forma de tardar un poco más.

Pensar en Heidi en las montañas

tablero de ajedrez para pensar

Estar rodando una escena porno ya es algo más incómodo que estar a solas con tu pareja. Hay muchos actores de cine X que reconocen que, cuando están teniendo relaciones con sus parejas reales, no aguantan ni una tercera parte de lo que lo hacen con las actrices. Recuerda que uno es por trabajo y el otro es por pasión.

Las cámaras pegadas al culo, los directores indicando qué postura hacer, el suelo frío, las hierbas en el jardín, los focos y todos los ojos mirándote, hacen que tu libido no esté al cien por cien y que, por lo tanto, la excitación y la eyaculación se retrasen.

Otra forma de no tener un orgasmo es pensar en cosas que no tienen nada que ver con lo que estás haciendo. El problema es evadirte tanto que la erección baje, solo lo necesario para que tu miembro aguante un poco más.

Ayuda extra en el sexo

viagra para tener más sexo

Son muchos los actores que reconocen haber utilizado ayuda médica extra en algún momento de su carrera para mantener la erección por más tiempo. En el mundo del sexo cinematográfico es común encontrar pastillas como la Viagra, Caverject, Cialis, cremas desensibilizantes o exceso de lubricantes.

En el sexo profesional también hay quien escoge someterse a una intervención quirúrgica con tal de que su miembro continúe erecto por más tiempo, implantándose unas bombas en el pene.

El problema de seguir estos métodos son los efectos secundarios a la larga. Se ha demostrado que tomar estos excitantes artificiales masculinos pueden hacer que te quedes sordo, que no veas, que te zumben los oídos, que te duela el pecho, los brazos, tengas náuseas o que te encuentres como si te hubiese pasado un tren por encima.

Jugar con el dolor

hombre aguantando erección durante el sexo

Hay algunas personas que juegan con el dolor para retrasar la eyaculación. Para que el sexo dure más, hay quien se muerde el interior de cachete cuando notan que van a acabar antes de tiempo o aprovechan que la cámara no los enfoca para darse un bocado en un dedo. El dolor le devuelve a la realidad.

Otra técnica es tirar de los testículos hacia abajo. Puede resultar raro, pero es bastante efectivo, puedes probar cuando te estés masturbando o teniendo sexo.

Parón de sexo premeditado

detenerse en el sexo

Muchas veces, el orgasmo es inminente si el pene sigue entrando y saliendo de la vagina o del ano. Entonces, lo que hacen es dejar el miembro a un lado y centrarse en el sexo de la pareja. Cuando no pueden aguantar la eyaculación, hacen “la mirada del cocodrilo” y le realizan sexo oral a la actriz. Esto sirve para que se relajen un poco y lograr tardar más.

Otro truco que usan muy a menudo los actores porno es pactar con su compañera una señal cuando esta se anime demasiado. Ten en cuenta que en las películas hay escenas con casi todas las posturas posibles para el ser humano, y que cuando el ritmo no depende de ti es más complicado controlar el orgasmo.

Lo que tienes que tener muy en cuenta es que esto se trata de CINE, no es cien por cien real. Están las paradas, las tomas falsas, los trucos y sobre todo la práctica. Es bastante extraño que una persona de a pie tenga sexo las mismas veces que un actor porno, por lo que la práctica hace el maestro.