Ryanair

El Tribunal de Dublín ha paralizado este miércoles la propuesta de huelga de 24 horas a la que estaban llamados los pilotos de Ryanair en Irlanda. Los días previstos para los paros eran el 22 y 23 de agosto, este jueves y viernes, y un 25% del colectivo contratado directamente por la aerolínea, casi 180 efectivos, iba a respaldar la huelga.

La orden responde a la medida solicitada por Ryanair, la mayor aerolínea de bajo coste de Europa, por la compañía para evitar los paros, que coincidían además con los convocados por el sindicato Balpa, que defiende los intereses de los pilotos británicos de la aerolínea, sobre los que la compañía ha solicitado también su bloqueo.

Ryanair

Ryanair fracasa y los sindicatos mantienen los diez días de huelga

Las "pocas esperanzas" de alcanzar un acuerdo a primera hora del martes, se han refrendado con un nuevo fracaso en las negociaciones....

La Asociación de Pilotos de Aerolíneas Irlandesas (Ialpa) y el sindicato Fórsa, representantes del colectivo de pilotos contratado y subcontratado por Ryanair en Irlanda convocaron dichos paros tras no llegar a ningún acuerdo con la aerolínea en el proceso de mediación para abordar las demandas salariales de sus trabajadores.

RYANAIR CELEBRA LA DECISIÓN

En un comunicado, Ryanair ha celebrado el fallo judicial y ha asegurado que los vuelos programados por la aerolínea para los días 22 y 23 de agosto desde los aeropuertos de Dublín, Cork y Shannon “operarán normalmente”.

Ryanair ha pedido a Ialpa, y al sindicato Fórsa que regresen a la mediación con propuestas razonables para “cualquier disputa” sin “interrumpir necesariamente” los vuelos de miles de irlandeses. Asimismo, ha insistido en el colectivo de pilotos en Irlanda de la compañía está “muy bien pagado”. Según la compañía aérea, el comité de pilotos y Fórsa reclamaron aumentos salariales del 101% además del pago anual actual de más de 172.000 euros.

En España, la sección sindical del Sepla en Ryanair espera tener mañana los resultados de la votación realizada entre sus afiliados a los que ha planteado si realizar movilizaciones en respuesta a la amenaza de despidos si se confirma la intención de la compañía de cerrar las bases de Gran Canaria y Tenerife Sur, y Girona más adelante, lo que pone en riesgo unos 150 empleos entre los pilotos españoles de la compañía.

En cuanto a los tripulantes de cabina de la aerolínea en España, sigue en pie la huelga de diez días para septiembre, convocada por USO y Sitcpla, después de que finalizara ayer la primera reunión de mediación entre las partes en el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA). Los mediadores han propuesto una nueva reunión entre las dos partes para la próxima semana en un último intento de evitar la huelga.