El secretario general de Infraestructuras del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y presidente de Seittsa, Sergio Vázquez Torrón, ha defendido el proceso de liberalización del sector ferroviario en España, previsto para el próximo mes de diciembre, como una oportunidad “para subir más personas al tren”.

Durante su intervención en una comisión en el Congreso donde ha explicado los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de su cartera, Vázquez ha señalado que se ha invertido “mucho” en la red de alta velocidad, unos 55.000 millones en total, pero que no se está utilizando “demasiado intensivamente”.

Por ello, cree que con la entrada de la competencia, programada para el mes de marzo a través de la compañía francesa pública SNCF en la línea Madrid-Barcelona, se abre una oportunidad de que más gente utilice el tren y de hacer la red accesible a más colectivos.

En este sentido, considera que la llegada de la competencia “siempre es positiva”, si bien también hay que tener en cuenta la necesidad de seguir fortaleciendo a las empresas públicas, en este caso a Renfe.

“DÉCADA PERDIDA”

Respecto a la partida destinada en los PGE de 2021 para las infraestructuras, el secretario general ha apuntado a un horizonte de 10.000 millones de euros durante esta década, en contraste con el récord de 18.000 millones que se llegó a contabilizar en 2009.

Para Vázquez Torrón, el objetivo ya no es volver a esos niveles de gasto, aunque sí pasar página a lo que ha denominado “la década perdida” de 2010 a 2020, en la que la inversión en infraestructuras se limitó a una media de 5.000 millones anuales.

La partida presupuestaria para el año que viene alcanza los 11.527 millones de euros destinada a las infraestructuras, un importe que será sufragado al 59% por el presupuesto nacional y el restante 41% con cargo a los fondos del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia de la Unión Europea.

En concreto, del presupuesto nacional saldrán 6.832 millones de euros, lo que supone un incremento del 27,3% respecto al presupuesto base de 2020, mientras que el resto, 4.696 millones de euros, procederán del plan europeo, lo que permitirá más que duplicar los fondos comprometidos este año.

El objetivo del Ministerio que dirige José Luis Ábalos es ahora adaptar los Presupuestos a la capacidad presupuestaria del país a través de un ejercicio que Vázquez Torrón ha calificado de “realista”, presupuestando solo lo que realmente se pueda ejecutar.

“Buscamos una política que vertebre el territorio desde el punto de vista de la eficiencia del gasto, teniendo en cuenta que los recursos son limitados y las prioridades del país son muchas, no solo en infraestructuras, sino también en el ámbito social, en el que se sufre una crisis inesperada y ha que dedicar recursos antes a lo mas urgente y aliviar así las condiciones de vida de quienes lo pasan mal”, ha concluido.