Admiral Europe Compañía De Seguros. Este es el nombre de la compañía que, durante 2018, ‘aterrizó’ en el sector asegurador español. ¿Finalidad? Servir de cabecera del grupo británico fuera del Reino Unido. Por el contrario, dejaron de estar operativas catorce entidades. Como resultado de estos movimientos, las entidades inscritas en el Registro administrativo de entidades aseguradoras se quedaron a finales del pasado año en 227. Un número que es claramente inferior a las 253 y 240 que ejercían su actividad en los ejercicios 2016 y 2017, respectivamente. “Se aprecia una continuidad en la tendencia hacia la concentración”, subrayan en el informe del sector presentado por la Dirección General de Seguros.

Si echamos la vista atrás, el número de entidades aseguradoras se ha reducido en 56 entre 2012 y 2018. Es decir, hablamos de una reducción del 21%. A este descenso ha contribuido la reestructuración del sector bancario, cuyos procesos de fusión y absorción ha arrastrado a las entidades aseguradoras vinculadas a las entidades de crédito, así como la búsqueda de una dimensión más adecuada derivada del cumplimiento de los nuevos requisitos regulatorios (Solvencia II), el entorno de bajo tipos de interés, o la transformación digital.

El número de entidades aseguradoras se ha reducido en 56 entre 2012 y 2018, lo que ha supuesto una merma del 21%

Este último campo es el que puede dar el empujón definitivo a una mayor concentración. Porque los avances tecnológicos han potenciado el poder comparar servicios, la aparición de nuevos modelos de negocio y nuevos servicios, y la reducción de los costes al no ser necesarias las infraestructuras físicas. “Los ecosistemas digitales, al utilizar las redes de banda ancha y estar interconectados, facilitan la concentración y además al conectar a diversos sectores atraen a nuevos usuarios vinculándolos más a su red, por lo que la transformación digital favorecerá la concentración del sector pero, además, cambiará la forma de operar debido al control que estos nuevos operadores puedan ejercer sobre sus clientes”, se puede leer en el informe de la DGS.

MAYOR CONCENTRACIÓN EN VIDA

Otro dato relevante que habla de esa progresiva concentración es que, al cierre del ejercicio 2018, el sector asegurador estaba compuesto por 212 entidades aseguradoras operativas de seguro directo. De ellas, sólo 30 suponen aproximadamente el 80% de la cuota del mercado si tenemos en consideración el volumen de primas. En concreto, las 10 primeras entidades aseguradoras representan el 47,8%. El resto del porcentaje recae en 202 aseguradoras

Por tanto, el sector está constituido por un número relativamente elevado de entidades en el que una veintena de las mismas representan la mayor parte de la cuota de mercado junto a un amplio espectro de otras, más pequeñas y especializadas en determinados ramos o zonas geográficas, que se reparten el trozo más pequeño de la tarta. “Aun así, el nivel de concentración en la actualidad es bajo y sigue existiendo un alto nivel de competencia”, aclaró Manuel Aguilera, director general del Servicio de Estudios de Mapfre durante la presentación del informe El mercado español de seguros en 2018’.

Asprima no convence a las aseguradoras para entrar en financiación hipotecaria

El guante lo lanzó la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Madrid. Y las aseguradoras con presencia en España, tanto nacionales como multinacionales, no lo...

Por ramos, Vida está altamente concentrado, ya se mire por volumen de provisiones técnicas como de primas. Así, las cinco primeras tienen unas provisiones técnicas del 51,6%, mientras que por primas llegan al 52,9%. En el ramo de No Vida, el grado de concentración de las cinco primeras es menor en primas (40,2%). Dos son los ramos más concentrados: crédito y dependencia. En ellos, las cinco primeras entidades alcanzan el 100% de las primas. A continuación, el ramo de caución: 93,4%. Son datos recogidos en el ’Informe de seguros y pensiones 2018’ que también pone de manifiesto que fueron los años 2012 (por la crisis financiera y la reestructuración del sector bancario) y 2016 (por lo requisitos de Solvencia II) los que ‘acapararon’ una mayor concentración.