Unos 700 trabajadores de Nissan se han concentrado este jueves en Barcelona para exigir la derogación del artículo 51 del Estatuto de los Trabajadores y que se recupere la autorización administrativa de los expedientes de regulación de empleo (ERE).

Convocados a les 10.30 horas frente a la Conselleria de Empresa y Conocimiento de la Generalitat, ubicada en el Passeig de Gràcia con Diagonal, los trabajadores han acudido ataviados con multitud de pancartas y han encendido algunos petardos.

Cerca de las 11.00 horas, miembros del comité de empresa han entrado al edificio a reunirse con la titular del departamento, Àngels Chacón, para entregarle una carta en la que piden la derogación de dicho artículo y que se implique a la dirección de Renault por su corresponsabilidad al formar parte de la alianza.

Media hora después, la manifestación ha arrancado la marcha hasta llegar a la sede de la Delegación del Gobierno, ubicada en el cruce entre Mallorca y Roger de Llúria, donde los representantes sindicales también han entrado para entregar una carta con las mismas peticiones a la delegada del Gobierno en Catalunya, Teresa Cunillera.

Durante la marcha, a la que han acudido trabajadores de empresas proveedoras y subcontratas de la automovilística, los manifestantes han gritado consignas como ‘Guerra, guerra, guerra, Nissan no se cierra’ y ‘Hay que derogar, la reforma laboral’, y han cantado contra directivos de la automovilística y contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

ARTÍCULO 51

En declaraciones a los medios, el presidente del comité de empresa en la planta de Nissan en la Zona Franca de Barcelona, Juan Carlos Vicente, ha explicado que las negociaciones con la empresa están en el periodo de consultas del comité europeo: “Cuando se acaben a final de mes pasarán al comité local y ahí se seguirá. Avance ninguno, de momento continuamos con las movilizaciones y la reivindicación”.

“El objetivo de hoy es la derogación de la reforma laboral, y más concretamente, del artículo 51, para que la autoridad laboral tenga en la última instancia la potestad de decidir si acepta el expediente o no lo acepta”, ha explicado.

El secretario general de Sigen-Usoc en la planta de Nissan de la Zona Franca de Barcelona, Miguel Ruiz, ha reclamado a los dirigentes políticos que dejen de hablar y apoyen a los trabajadores con la derogación de dicho artículo.

“A los políticos les gusta hablar pero tienen que legislar, pues solo queremos el articulo 51 para que la empresa no pueda hacer lo que le dé la gana. Eso es lo que tienen que hacer. No tienen excusa, si quieren ayudarnos que cambien el artículo, es así de claro”, ha insistido, antes de finalizar la concentración, que se ha disuelto alrededor de las 13.30 horas.

También se ha dirigido al vicepresidente ejecutivo de Producción y Logística del Grupo Renault y presidente de Anfac, José Vicente de los Mozos, al que ha criticado por decir que no le han pedido ayuda: “Le pedimos ayuda y que salve nuestras plantas si es capaz”.

MANIFESTACIÓN EN CANTABRIA

Ha explicado que la semana que viene se manifestarán en Sant Cugat del Vallès (Barcelona) y que en dos semanas van a ir a Cantabria para que se vea que son capaces de parar Renault: “José Vicente de los Mozos también se verá afectado. Si hay que ir a Cantabria a decírselo, vamos a ir”.

La fábrica de Nissan en Los Corrales de Buelna (Cantabria), que emplea a 500 trabajadores, produce piezas para vehículos de las fábricas de Nissan y Renault en Europa, como el Juke, el Qashqai, el Micra, la furgoneta e-NV200, el LEAF y la Navara de Nissan, así como para los modelos Kadjar, Megane y Captur de Renault.

Ruiz también ha criticado al bufete de abogados Garrigues porque, ha asegurado, es quien está trabajando en sus despidos: “Se lo vamos a decir muy clarito: no vamos a aceptar el cierre de Nissan”.

Se trata de la cuarta semana de movilizaciones después de que el pasado 28 de mayo Nissan anunciara el cierre de sus plantas catalanas: desde entonces los trabajadores se han concentrado ante la fábrica de la Zona Franca, concesionarios de Nissan y Renault e incluso frente a la sede de Garrigues.

Los trabajadores de la planta de Montcada i Reixac (Barcelona) están en huelga desde el 4 de mayo para exigir un futuro para las plantas de Barcelona que provoca que la producción permanezca parada desde hace un mes y medio por este motivo, además del paro previo por el coronavirus.