tomate frito

El tomate frito es un producto bastante básico en todos los hogares y uno de los más demandados en tiendas de alimentación y supermercados. Es muy práctico sobre todo como recurso en momentos de apuro, o como aderezo en diferentes platos, incluso hay quien lo utiliza para darle textura a salsas y guisos.

Así pues podemos asegurar que propiamente en la mayoría de las casas hay algún bote o frasco de este tipo de tomate. El tomate, que en realidad es una fruta y no una verdura, es un alimento muy saludable porque aporta una gran cantidad de vitaminas como por ejemplo A, D, E, C y varias del grupo B, y es bajo en grasas y calorías. Está claro que al cocinarse y freírse, pierde una buena parte de sus propiedades, pero según la preparación y la marca, pueden conservar más o menos sus nutrientes. ¿Cuáles son las mejores y las peores salsas de tomate del mercado?

ANÁLISIS SEGÚN EL SISTEMA NUTRISCORE

Podemos saberlo gracias a la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que ha analizado las marcas más conocidas de tomate frito para valorar la calidad de cada uno. Los parámetros que se han utilizado para su análisis han sido los azúcares, la sal y las grasas saturadas, principalmente. Se ha basado en el sistema Nutriscore, que es el sistema de etiquetado que se utiliza en España para que los usuarios puedan tener una información muy clara sobre el aspecto nutricional del producto. Este es el resultado de la OCU en orden de peores a mejores tomates fritos.

tomate frito conserva