logopeda infantil

En general, los trastornos del lenguaje suelen diagnosticarse tarde, por lo que es fundamental una intervención temprana. Por este motivo, es importante no infravalorar las dificultades en la adquisición del lenguaje y el desarrollo de las habilidades comunicativas de cada niño, acudiendo a tiempo a un logopeda. Para completar las terapias del lenguaje, puede ser interesante contar con recursos y materiales de apoyo como los que se pueden encontrar en la página web https://www.editorialgeu.com/es/131-terapia-del-lenguaje.

Las terapias del lenguaje suelen tener una duración prolongada y varían en función de cada niño y de cada trastorno del lenguaje, por lo que es importante tener paciencia durante todo el proceso. A continuación, abordamos todo lo que puede hacer por tus hijos un logopeda.

En qué puede ser de ayuda un logopeda infantil

La logopedia es la disciplina que se encarga de implementar terapias del lenguaje con personas que tienen dificultades para poner en práctica las habilidades comunicativas. Los logopedas atienden, por lo tanto, a una gran variedad de trastornos que incluyen lesiones cerebrales, trastornos del neurodesarrollo, lesiones en las cuerdas vocales… Un logopeda infantil es, por su parte, un profesional que atiende este tipo de dificultades en niños y niñas pequeñas.

La tartamudez es una de las principales causas que lleva a muchos padres y madres a llevar a sus hijos al logopeda. También conocida como disfemia, la tartamudez consiste en la dificultad en la producción del habla debido a la repetición consecutiva de fonemas. Si se trata desde el inicio, la tartamudez puede ser muy bien gestionada por el niño gracias a la ayuda de un logopeda.

La dislexia es otro de los motivos por los que los niños deben acudir a la consulta de un logopeda infantil. La dificultad a la hora de leer textos puede acarrear muchos problemas en la etapa educativa, por lo que lo mejor esta trabajarla desde su diagnóstico.

Además, los niños que tienen muchos errores a la hora de escribir pueden tener un trastorno comunicativo conocido como disortografía. Para tratarlo, lo más aconsejable es también acudir a un logopeda infantil que ayude al niño a identificar los errores y a escribir de forma adecuada. Las ventajas implícitas de la ayuda de un logopeda no solo tienen que ver con su vida escolar o profesional, sino con las relaciones sociales que establecerá en el futuro.

Los niños con diversidad funcional, muchos de ellos con problemas a la hora de comunicarse adecuadamente, también suelen contar con la ayuda de logopedas profesionales. En este sentido, el trabajo del logopeda viene a completar la labor desarrollada por otros profesionales, que en conjunto buscan mejorar las capacidades de cada niño, especialmente en el ámbito del aprendizaje.

Otros trastornos de la comunicación que requieren de la ayuda de un logopeda infantil son, por ejemplo, la disfonía y la disartria. La primera de ellas da nombre a una serie de alteraciones en la voz, que provocan en muchas ocasiones problemas de afonía. La segunda de ellas hace referencia a las dificultades para coordinar adecuadamente los músculos implícitos en el acto de habla.

Comentarios de Facebook