Con la llegada del otoño, llega la temporada de setas silvestres, un momento muy esperado durante todo el año por los amantes de la naturaleza y la micología. La recolección de setas es una actividad que cada vez mueve a más personas que buscan pasar una jornada en contacto con el mundo rural, generando incluso un tipo de turismo específico. Y por supuesto luego está lo culinario, con un producto muy consumido en casa y en restauración, y que da para muchas y deliciosas variedades de platos. Pero antes hay que distinguir entre los tipos de setas y sobre todo saber cuál es comestible y cuál venenosa.

Y si no las compras, ¿cómo buscarlas y recogerlas? Las setas y los hongos son recursos naturales que hay que proteger de la sobreexplotación por eso hay que seguir una serie de normas. En muchos lugares ya se requieren permisos, como una autorización para recolectar durante un tiempo limitado o un carnet de buscador y recolector de setas. También se suele limitar el peso por persona y por tipo de seta. Además, necesitamos un equipamiento específico como una cesta de mimbre donde ir depositando las setas. Tiene que ser de mimbre porque es un material que permite que las esporas se continúen dispersando por el bosque o pradera y de esta manera se contribuye a la repoblación del suelo. También hay que llevar un pequeño cuchillo o navaja para cortar su tallo adecuadamente. Nunca se debe arrancar de raíz.

Los mejores tipos de setas comestibles

oronja tipos de setas

Boleto comestible (Boletus Edulis)

Es una de las setas más consumidas y comunes en España. Tiene un atractivo sabor tirando a dulce y su color es variable pero tirando al blanco cuando es joven. De tallo muy alto, esta época es la mejor para consumirla.

Champiñón silvestre

Otro de los clásicos de nuestra cocina y que no falta en las casas. Fácil de identificar por su color blanco con matices rosas o grises. Sus tamaños son variables, desde 3 centímetros hasta cuadruplicar ese tamaño. Son perfectos para cocinar a la plancha, al horno con ajo y perejil.

Oronja

Una de la setas más comunes y que se encuentran en casi todo el país. Se distingue por su sombrero redondeado anaranjado. Tiene un delicioso sabor y se encuentran sobre todo en bosques de encinas, robres, castaños y alcornoques.

Níscalo

Son quizá las setas comestibles más comunes. Se distinguen por tener un sombrero convexo anaranjado. Son perfectas para cocinar como guarnición y acompañamiento por su sabor neutro que casa con todo.

Otros tipos

Como el catálogo de setas comestibles en nuestro país es enorme, te comentamos otros tipos de setas habituales en nuestro país y deliciosas: el rebozuelo, la senderuela, la trompeta de la muerte (que el nombre no te asuste, es perfectamente comestible y deliciosa), y la trufa negra, más difícil de encontrar al ser subterránea.