tim hortons

Tim Hortons aterrizó en Madrid el 15 de diciembre de 2017 con un modelo de negocio que rompía los esquemas de Starbucks y ponía fin a su tiranía del café a precios desorbitados. Con 10 locales abiertos en Madrid, la firma canadiense estudia expandir su negocio a otras ciudades españolas en septiembre, como Barcelona.

Así, el plan de expansión de la compañía pasa por extender su modelo de negocio por España de la mano de Restaurant Brands Iberia (matriz de Burger King en nuestro país). En otoño, la compañía canadiense desembarcará en Barcelona con sus dos primeros locales, uno de ellos ubicado en Las Ramblas, según fuentes cercanas al proceso.

Asimismo, la compañía también está tanteando su entrada en otras comunidades, como Andalucía, Murcia y Valencia. Pero en estos casos, y como explican dichas fuentes, el proceso “va más lento” y, al parecer, todavía no se ha concretado nada. Todo este despliegue de medios se sustenta bajo una ambiciosa inversión de 50 millones de euros en cinco años en España.

Dulcesol estudia salir de compras para ampliar el negocio

Rafael Juan, consejero delegado de Grupo Dulcesol, espera seguir creciendo en un futuro, pero zanjando una asignatura pendiente: la adquisición de otra empresa.

Tim’s (como popularmente se le conoce) anunció la creación de 35 puestos de trabajo por cada establecimiento que abriera. El primero, con 300 metros cuadrados y varias plantas, se abrió en la plaza de Santo Domingo el pasado mes de diciembre. Desde entonces, el café de esta empresa ha llegado a otros nueve puntos de la capital española.

Así, está presente también en Avenida de América, la calle Alberto Aguilera, la calle Montera, el Paseo de la Castellana, la calle Alcalá, la calle Bravo Murillo y el Centro comercial Zielo en Pozuelo de Alarcón, así como en la calle Francisco Silvela y López de Hoyos –las dos últimas que se abrieron–. La expansión en la capital continuará más allá de la zona céntrica con establecimientos en barrios como Vallecas o Carabanchel en un futuro.

UN MODELO DE CAFÉ MÁS ECONÓMICO

“Por lo general, Starbucks es para los pudientes, Tim Hortons es más de la clase obrera. Hortons se dirige a ese público aquí, y representa un café modesto en un ambiente limpio y relativamente genérico. Yo, si quiero un café, voy a Hortons. Si quiero escuchar un CD de Paul Simon, voy al Starbucks”, explicó Scott Hahl, director creativo de la compañía, durante su presentación en España.

El ticket medio de las visitas a estos locales es de 2,3 euros, Tim Hortons calcula que sus clientes se dejarán entre los tres y los siete euros de media en sus cafeterías debido a que esperan que con el café también consuman algún producto de su carta. Además, en su carta incluyen los famosos Timbits, creados en 1976, se elaboran con la masa sobrante del agujero de donut y son uno de sus principales reclamos.

En España se puede consumir un café con leche sobre el euro y medio. Muy por debajo de los 3,90 euros que como mínimo cuesta en Starbucks. El gigante americano cuenta con más de 25.000 tiendas repartidas en 75 países (121 en España de la mano Grupo Vips). De hecho, este año han abierto en China su primar cafetería. Muy lejos quedan los 4.600 de la canadiense repartidos por todo el mundo y los 10 locales con los que cuenta actualmente en España, pero la batalla por el precio del café deja a Starbucks en una posición más débil.

CAFÉ GRATIS EN LAS APERTURAS

Además, Tim Hortons es propietaria de toda la cadena de suministro del café, de mezcla cien por cien arábica procedente de países como Colombia, Brasil, Honduras y Guatemala. Algo que otorga un plus a la compañía que presume de tener controlado todo el proceso del café.

Para darse a conocer en España, cada vez que abre una nueva cafetería, la compañía invita a través de las redes sociales a los primeros usuarios, llegando incluso a ofrecer un año de café gratis al primero de la cola.

De momento, el salto a otras ciudades refleja que la estrategia en Madrid está siendo un éxito. Los obreros españoles están cambiando los hábitos de desayuno: del café y las tostadas al café canadiense y los Timbits.

Comentarios