Tienes que saber que una persona celíaca es alguien normal, pero que no puede comer gluten. No le puedes decir a un celíaco “come un poco que no te pasará nada”, porque al que no le sucederá será a ti, pero él o ella puede ponerse malo por “un poco”.

Se trata de una enfermedad crónica intestinal que no tiene cura. Entiende que si tienes alergia al polen puedes vacunarte para mitigarlo, sin embargo, un celíaco lo es para toda la vida. ¡NO ES UNA ALERGIA!

Hasta hace no mucho se creía erróneamente que solo era una enfermedad infantil, cosa que ha quedado más que demostrada porque se está diagnosticando a personas adultas de hasta “50 años”.

Los celíacos no toleran la proteína llamada gluten que encontramos en el trigo, la avena, la cebada y el centeno. Existentes en la mayoría de las comidas de hoy en día.

Las personas con enfermedad celíaca que no tienen síntomas, también pueden desarrollar complicaciones de la enfermedad con el tiempo si no reciben tratamiento.

Cosas que ayudan a un celíaco

Hay cosas que puedes evitar decir para que un celíaco no se estrese más de lo que esta enfermedad “YA” lo hace. Te diré algunas pautas que puedes seguir para hacer su día más sencillo.

Cuando estás en un bar y no hay nada que pueda comer, cosa “bastante común” hasta que las personas se conciencien de este problema, después de que tú te hayas hartado de comer mientras el pobre celíaco te mira paciente, no puedes decir que ahora vais a una frutería a que se coma algo porque puede ser que la respuesta no sea demasiado agradable…

La mayoría de los celíacos adultos se toman su enfermedad con la mayor filosofía posible, pero a veces las bromas pueden llegar a cansarte, así que te recomiendo que intentes ser lo mas respetuoso posible con el tema. ¡No olvides que se trata de una enfermedad!

familia

Existen ya más de 2.200 restaurantes libres de gluten en España. Si vas a salir a comer con un celíaco mirar si el sitio que has elegido tiene “algo” que pueda comer, lo hará inmensamente feliz. Al igual que encontrar algún producto nuevo en el supermercado y regalárselo, porque esto hará que su dieta sea más variada.

Ya es bastante difícil para un niño no comer dulces o chucherías, evita hacerlo delante de ellos u ofrecerles nada que los pueda enfermar.