Si hablamos de inversiones que se pueden hacer en una casa, la piscina puede que sea una de las más provechosas. Permite un lugar que se puede aprovechar con suerte, 6 meses al año, que es un increíble espacio de ocio, de reunión, donde relajarse y donde hacer deporte. En poco espacio se puede construir un auténtico santuario del entretenimiento que se puede orientar de diversas formas: para jugar, para ejercitarse, para divertirse o para todo a la vez.

Por tanto, no es de extrañar que cada vez más propietarios decidan comprar una piscina. Las que más destacan y crecen en popularidad son las piscinas ceramic de Luxe, ya que ofrecen una experiencia al usuario mucho más cuidada y lujosa. Este tipo de piscinas son prefabricadas, lo que quiere decir que son muy rápidas de instalar y más personalizables.

Las piscinas prefabricadas están aumentando mucho su popularidad en las últimas décadas precisamente por esto. Ofrecen al propietario la posibilidad de tener una piscina en su casa de forma rápida y sin excesiva complicación, lo que supone un gran atractivo para muchas personas, que realmente no se verían capaces de enfrentarse a una gran obra.

Uno de los fabricantes que está ganando más popularidad en el mundo de las piscinas prefabricadas es Mon de Pra, que ofrecen todo tipo de piscinas. Estos líderes en piscinas de poliéster y cerámica en Europa admiten que para llegar a cubrir bien las necesidades de todos sus clientes (que son muy variadas) tienen dos líneas de productos y están trabajando en más.

Muchos tipos de piscinas, un solo objetivo: disfrutar

La línea Mon de Pra se especializa en piscinas de poliéster o fibra de vidrio, que son altamente ajustables a las características de cada cliente. Sin embargo, es la línea Ceramic de Luxe la que acapara más miradas, precisamente por lo novedoso e innovador del concepto. Hay que reconocer que los materiales son de calidad superior, menos apropiados para presupuestos ajustados, pero que ofrecen una experiencia mucho más lujosa al comprador. Los acabados son extremadamente elegantes y cuidados, con lo que han llamado la atención de grandes propietarios que las han querido instalar en sus casas de vacaciones. De hecho, es en los barrios más pudientes donde estas piscinas de cerámica se están poniendo más de moda.

Los análisis de mercado más recientes demuestran que estos propietarios, en su mayoría jóvenes y con una posición económica desahogada, apuestan por la calidad a precios algo más elevados. Mientras que hace unos años eran las piscinas baratas las que ganaban la partida, las que se ponían en cualquier trozo de jardín disponible, ahora la situación ha cambiado. Son las piscinas más elegantes y con mejores acabados las que gozan de mayor popularidad. Destacan los colores más atrevidos, alejándose del clásico y manido azul, los materiales nuevos, como la cerámica, y la combinación entre modernidad y minimalismo.

Habrá que ver cómo evolucionan las tendencias en los próximos años, pero todo parece indicar que las nuevas piscinas de cerámica de lujo han venido para quedarse.