La creencia general con respecto a la aparición de los cocodrilos estaba muy clara. Los científicos han dado por hecho que los primeros parientes de los dinosaurios eran, en definitiva, dinosaurios de tamaño pequeño que caminaban sobre dos patas. Se le dio el nombre de arcosaurios que, a su vez, se dividieron en dos ramas; la rama de las aves y la rama de los cocodrilos.

Pues bien, parece que esto no fue así ya que, según un nuevo estudio publicado en la revista Nature, unos científicos han descubierto una nueva especie de arcosaurio llamado Teleocrater Rhadinus, un animal que parece que puede cambiar toda la historia de la aparición de estas especies de animales. Actualmente es el pariente más antiguo que se conoce y es muy curioso ya que no tenía el aspecto de un dinosaurio pequeño, sino más bien de una lagartija con cuello largo y cola larga.

El Teleocrater Rhadinus cambia la teoría sobre el origen de los dinosaurios.

Teleocrater Rhadinus, una lagartija que cambia la historia

Lo más curioso de este descubrimiento es que el Teleocrater Rhadinus no se parece en nada a los dinosaurios tal y como lo conocemos, sino que se asemeja al aspecto de una lagartija. Este animal era una criatura de tres metros de largo que caminaba sobre cuatro patas, muy similar al cocodrilo, y que tenía un cuello y una cola de gran tamaño.

A pesar de que esta nueva especie da otro punto de vista a la aparición de los dinosaurios, los cocodrilos y las aves, ha abierto más interrogantes. Por ello los científicos que están inmersos en el caso señalan que los orígenes de los dinosaurios ahora deben ser examinados de nuevo. ¿Existirán más eslabones perdidos en la cadena? Teniendo en cuenta la apariencia del Teleocrater Rhadinus es posible que la respuesta sea sí.

Los científicos afirman que “esta especie muestra que la línea de los arcosaurios, que dio lugar a las aves, inicialmente heredó muchos rasgos de los cocodrilos de su ancestro común, y que los rasgos típicos de aves evolucionaron paso a paso durante un período largo de tiempo”. ¿Cómo llegaron a nacer estas tres especies? Es algo que se tiene que seguir investigando.

El Teleocrater Rhadinus vivió, según indican los especialistas, en el Triásico, hace más de 245 millones de años. Se cree que habitó en lo que se conoce actualmente como Rusia, India y Brasil, lugares muy separados, y que se extinguieron antes de que aparecieran los siguientes en la lista de la evolución.

Eso sí, no es ahora cuando se han descubierto los primeros fósiles, no, sino que ya se hallaron en el año 1933 en Tanzania, aunque no fueron identificados hasta el año 1950. No fue hasta el año 2015 cuando se descubrió esta nueva especie que ha permitido llevar a cabo este estudio tan revelador.

Qué pensáis vosotros, ¿Habrá más especies enterradas en lo más profundo de la Tierra que cambien toda la historia de la evolución, incluida la nuestra? Los científicos siguen investigando cada día para encontrar la respuesta a todo.

Comentarios